limo


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para limo

Sinónimos para limo

Ejemplos ?
Las continuas i rabiosas inundaciones del río Jubones hacían un lugar temido e inhóspito, convirtiéndose sus tierras en extensas ciénagas infructíferas y estériles, que daban origen a un limo tan nocivo que destruía y corrompía los cascos del ganado.
Insensibles al tórrido sol los broncíneos cuerpos sudorosos, apenas cubiertos por unos mugrientos pantalones remangados a los muslos, alternativamente afincan en el limo del cauce largas palancas cuyos cabos superiores sujetan contra los duros cojinetes de los robustos pectorales y encorvados por el esfuerzo le dan impulso a la embarcación, pasándosela bajo los pies de proa a popa, con pausados pasos laboriosos, como si marcharan por ella.
Los huanuqueños llegaron a imaginarse que Dios los había formado de distinto limo, y casi, casi decían como el linchado portugués: «No descendemos de Noé; que cuando este borracho salvó del diluvio en su arca, nosotros, los Braganzas, salvamos también..., pero en bote propio».
A él le envolveré en abundante arena, derramando en torno suyo mucho cascajo; y ni siquiera sus huesos podrán ser recogidos por los aquivos; tanto limo amontonaré encima.
Una alta estrella encendida guiará mis sueños de limo y las alfombras del día se dormirán entre lirios Un gato en luna estampado ronroneará mi nostalgia y aromas de luz y sombras continuarán la cantata.
Y es el Arcángel, que rectamente se desploma sobre una babilónica ciudad. La humanidad bulle en ella como denso hormiguero, revolviéndose entre el limo de la miseria y el cieno del pecado.
Por mí y Medusa soy piedra que vierte humor vano y desecho; Virgen, Tú sola el pecho llena de santo llanto y seca el fuerte, por que al menos devoto sea el postrero, sin ya limo terreno, no todo cieno como fue el primero Virgen humana que ama mansedumbre, nuestro común principio amor te infunda; hoy sé con este corazón piadosa; pues, si a tierra mortal, pobre e infecunda tuve con tanta fe amar por costumbre, ¿cómo he de amarte a Ti, más gentil cosa?
La revolución es el torrente que desborda sobre la aridez de las campiñas muertas, para extender sobre ellas el limo de la vida que transforma los eriales de la paz forzada, donde sólo habitan reptiles, en campos fértiles, acondicionados para la espléndida floración de las especies superiores.
Estos sonidos negros son el misterio, las raíces que se clavan en el limo que todos conocemos, que todos ignoramos, pero de donde nos llega lo que es sustancial en el arte.
Al Sur un marinero. ÚLTIMA LAGUNA Bajo el agua están las palabras. Limo de voces perdidas. Sobre la flor enfriada está don Pedro olvidado ¡ay!
Y desde la Tierra donde camina- mos sobre el limo,enviarte mi ofrenda de armonia a tu religión en que deslumbra la apoteosis y reina sin cesar el prodigio.
De la misma madera, limo o lo que fuere, de que Dios formara al corregidor pintado por el gran poeta cómico de España, envió Su Majestad don Felipe V a estos sus reinos del Perú, allá por los años de 1712, al licenciado don Juan Alejo Cortavitarte con el cargo de alcalde del crimen de la ciudad de Lima.