lloroso


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • adjetivo

Sinónimos para lloroso

lacrimoso

Sinónimos

Sinónimos para lloroso

compungido

Ejemplos ?
Uno de ellos comenzó: -Nuestro sabio rector... Y el otro, lloroso y doctoral, rectificó: -¡Nuestro amantísimo padre, Excelencia...!
Cuando llegaron al claro de un bosque y viendo IXTLILXOCHITL que los asesinos se aproximaban y que era inútil caminar más, decidió enfrentarlos y morir. Entonces dijo a su hijo quien lloroso lo miraba: -Hijo mío muy amado, a dónde te llevaré para salvarte.
Mientras tú, bajo tus cotas, tus corazas y tus cascos,- :fiera indigna de sus garras-, sumergido en lo más hondo de tus autos imperiales, artillados y blindados como andantes fortalezas; custodiado por tu guardia y tus aviones, :en la tierra y en los aires - como un mísero Heliogábalo lloroso, como un viejo Ganimedes angustiado, :inferior a las mujeres :del harem y el gineceo-, estallabas en histéricos chillidos :azuzando a tus mesnadas, :más atrás de tus cañones, más atrás de tus fortines y tus fosos, :más atrás de tus reservas, más atrás de los fogones donde hierven tus marmitas, más atrás del más cobarde de los tuyos...
Me veía sufrir, me veía lloroso; me veía enamorado, débil, arrastrado por los vicios, poco respetable por cualquier circunstancia de la juventud..., y me miraba, sentía, callaba, ¡y se quitaba la gorra con respeto!
Damon, su caro amigo, que escuchando Estaba el dulce canto doloroso, Salió de dónde estaba, imaginando El caso lamentable y lastimoso, Y al sin ventura Tirsi vió espirando, Teñido de su sangre y polvoroso: El nombre amado en vano repetía, Y con suspiros tristes le decía: ¿Es esta la alegría ¡ay Tirsi amado! Que le queda á Damon tu firme amigo, Ver tu lloroso fin arrebatado, Y quien tanto te amaba por testigo?
Sumido en pesares, y triste y lloroso, noticias ansioso de ti pediré: y acaso diranme con voz dolorida: «Tu Lesbia te olvida tu Lesbia es infiel».
En la parte posterior del carro había un abeto, verde todavía y con oropeles en las ramas; había estado en una fiesta de Nochebuena, y luego lo habían arrojado a la calle; el basurero lo había cargado encima de la basura, en la parte trasera del carro. Lo mismo parecía alegre que lloroso, cualquiera sabe.
El fuerte castellano con arrojo la argolla de un cerrojo arrancó de una puerta al oír esto, y, habiéndosela puesto de su gran nalgatorio en la angostura, pudo con tal diablura guardar el centro y pliegues del contorno, y el ataque esperó con este adorno. Pasada media hora, allí trajeron al andaluz lloroso y derrengado, y al castellano hicieron ir a dar gusto al turco bien armado.
Mas tú que eres mi madre, que con ojos serenos nunca pudiste oír malos ajenos, que de dolor larga experiencia has hecho, y a quien no hay alabanza que no cuadre por tu sensible generoso pecho, leerás sin hastío los tristísimos versos que te envío desde el lejano suelo donde moro; antes los regará tu ardiente lloro, y mirarme quisieras a tu lado para darme el consuelo demandado, y a mi lloroso rostro dulce abrigo dar en tu seno amigo; como allá en mis niñeces cuando, en tu ausencia maltratado a veces, a tu encuentro llorando veloz iba a decirte mi agravio; y tú me consolabas compasiva, y mi oído halagabas con aquesos dulces acentos de sin par terneza, que sólo al dulce labio de una madre enseñó naturaleza, y mil me dabas regalados besos.
Perdí en la memoria los contornos de los rostros que yo había amado con recogimiento lloroso; tuve la noción de que mis días estaban distanciados entre sí por largos espacios de tiempo...
La misma escena se reproducía en San Pedro, aunque el bueno del santo lloroso, solía abrir las cataratas del cielo, haciendo mal tercio a las fogatas y a las trovas bajo el balcón o al pie de las ventanas.
Aléjase al fin precipitadamente, y va a refugiarse indignada en un bosque sombrío, donde su antiguo esposo Siqueo es objeto de su ternura y corresponde a ella. Eneas, empero, traspasado de dolor a la vista de tan cruel desventura, la sigue largo tiempo, compadecido y lloroso.