lograr

(redireccionado de logré)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para lograr

alcanzar

Antónimos

Sinónimos para lograr

Ejemplos ?
Mi mundo estaba en peligro y yo, hipnotizado ante su mirada, no me podía mover. Hice un intento, pero no lo logré. La gigantesca hormiga se dirigió hacia mí como si fuera a devorarme, mas de modo inexplicable no lo hizo.
Durante las dos noches de insomnio a que he aludido, e inmediatamente después que la señora Wyatt hubo entrado en el tercer camarote, atrajeron mi atención ciertos singulares sonidos ahogados que brotaban del de su esposo. Tras de escuchar un tiempo, logré explicarme perfectamente su significado.
Hasta cerca de una hora después de mi llegada, hubo sólo un quinqué con pantalla en el salón principal, y, según logré apreciar con esta iluminación, ostentaba un gran refinamiento y esplendor.
Nutrido y saturado de aquella ciencia errónea que en fábulas y absurdos tenía su escabel, acaso Dios le hacía de la verdad el lampo detrás de aquella ciencia caótica entrever. Y de esta portentosa leyenda colombina he aquí lo de que darme razón no más logré.
En julio de 1933 emprendí mi gira a través de la República, visitando con mayor empeño los centros rurales. Y fue así como logré ampliar mis observaciones desde el Territorio de Quintana Roo hasta California.
Yo tuve suerte de contar con tantos amigos en el Shannon, pues todos los días logré subir a bordo, por lo menos por unos pocos minutos.
Entonces en la lejanía logré distinguir los elevados picos de unas montañas que por la oscuridad reinante se veían más lúgubres que la aldea.
Ya vestido, quise salir de la tapia que rodeaba la horca, pero vi que la puerta se hallaba cerrada, y a pesar de mi esfuerzo no logré romperla.
Gradualmente la gente volvió a acostarse y Reid y yo tratamos de dormirnos sobre unos sacos de trigo apilados en la playa, pero fue inútil, y yo, finalmente, logré conseguir unas horas de descanso en el mostrador del bar del hotel, sirviéndome de almohada una frazada que me dio un marinero caritativo y buena persona.
Así, dice a cierta altura: “ Logré interceptar comunicaciones de un hacendado pudiente y relacionado en Buenos Aires (nos preguntamos, ¿sería Writh?) y de don Juan Castris el Padre Amaro, el Coronel Hereñú y otros, dirigidos a llamar a Artigas contra mí ”.
Con otro impulso más, que no supe de dónde lo saqué, logré trepar hasta la roca salvadora y pude encontrarme sano y seguro, recargado como lagartija asustada sobre la enorme piedra con mi aliento agitadísimo.
Luego, una conversación llena de reticencias y de timideces, de palabras entrecortadas y de sonrisas de inteligencia tristes, muy tristes. Por todo lo que logré entender, vine a quedar en que ambas no se habían casado.