mago

(redireccionado de magas)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para mago

Sinónimos para mago

Ejemplos ?
Con tal pequeño empujón, como en aquel túnel del reino de las magas de la oscuridad, se abrió y caí; todos voltearon y me vieron.
Según Petronio, Chrysis cree que Polyenos, que no pudo gozar a Circe, había sucumbido a los hechizos de las magas, llamadas Manicoe; y una vieja quiso curarlo con otros sortilegios.
VII En las fúlgidas presencias de sus días cavados, nacidos donde siglos de luces explotaron sus avisos de urdidumbres traicioneras, se fraguó la ausencia lúbrica de sus noches encamadas aisladas en agobios de desiertos y esfumadas entre enigmas desolantes de sus antes... diuturna promisión de visionarias magas marcando el horóscopo enlutado de impisables sendas...
Haciendo una solemne caravana, todos los seres presentes continuaron cantando ante la fastuosa y armónica aparición de quien decían era la emperatriz: —¡Las estrellas y los seres vinimos a contemplar a la Emperatriz de las Magas que al cruel ha de castigar.
Al descender, la Emperatriz de las Magas me miró con seriedad fulminante y dirigiéndome la palabra, me dijo con nítida y apacible firme voz: —¿Sabes en qué lugar te encuentras?
En ese momento la Emperatriz de las Magas me tocó con la refulgente batuta prismática que lucía aún más radiante y armoniosa, porque en su punta había aparecido una hermosísima estrella que decía palabras incomprensibles y que sin duda eran mágicas: —Zhaián mai re casté se per oon aináu, ojyo muai pescé.
Que tu ánima principie el trayecto con ánimo en pos de reconstruir tu alma hasta hacerte digno del Gran Espíritu. Apenas hubo dicho esto, cuando la Emperatriz de las Magas desapareció.
No hallo en ella ni sílfides, ni magas, Que en esas solitarias ilusiones Sólo siento en redor torvas y vagas Las memorias de hiel de mis pasiones.
Y se encuentran confundidos payasos, reyes, gitanos, griegos, moros y cristianos, guerreros, frailes, bandidos. Monjas, magas, bailarinas, labradoras y princesas, rusas, gitanas, inglesas, moras, gallegas y chinas.
Ya vas a recibir tu merecido castigo, muchacho insolente: muy pronto… muy pronto.¾ Gruñó el escalofriante Magno Efrit coincidiendo con lo dicho por la terrible Reina de las Magas de la Oscuridad.
Pasó y se sentó al lado del Rey de los Vampiros, entonces la misma tremenda voz que había anunciado a la Reina de la Magas de la oscuridad, dijo: ¾¡Aquí su majestad, el Magno Efrit!
Un grito estranguló mi garganta y me despeñé; la cabeza me daba de vueltas en enloquecedor vértigo: alucinaba el desierto, el venadillo santo, la Emperatriz de las Magas Luminosas, la Reina de las Magas de la Oscuridad, el Magno Efrit, los ogros, los duendecillos, los vampiros, los murciélagos, las momias, todos.