magistral

(redireccionado de magistrales)
También se encuentra en: Diccionario.
Ejemplos ?
«Mezcla absurda de Catón y de »Calígula (dice usted), extraño ingerto de las virtudes romanas icon las prostituciones helénicas; amante ciego de la civiliza- »ción en negro concubinato con la barbarie; serio, económico »y desprendido, no manchó sus manos con los dineros de la » nación No hay bestia más limpia ni que conserve su piel ) más lustrosa que el tigre.»— Si el retrato que usted pinta con tan vivo colorido es copia fiel, como á mí me parece, enorgulléz- case de él la literata. Esas son plumadas magistrales.
La riqueza de los materiales se olvida ante los primores de la labor artística, del Renacimiento, ante la armonía de los tonos intensos y sombríos de metales y piedras, con el suave colorido de las magistrales pinturas.
— El Ministerio de Asistencia Social y Salud Pública redactará, publicará y revisará periódicamente el Formulario Terapéutico Nacional, el que contendrá la recopilación de fórmulas magistrales de uso frecuente y de acción farmacológica y utilidad terapéutica reconocidas.
Hemos preferido la gran obra de Chateaubriand, por ser ella la lectura predilecta de los jóvenes que se dedican a las humanidades: si fuera necesario, les daríamos en rostro con mil versiones de obras tan magistrales como las Veladas de San Petersburgo.
En diferentes obras, algunas magistrales como las de Marx y Loria, está descrita la evolución social en virtud del dinamismo económico, y si alguna falta les noto, es que, o prescindan del factor religioso, o quieran englobarlo también en el económico.
Ya sazona la masa de las morcillas, echando en ella, con rociadas magistrales y en la conveniente proporción, sal, orégano, comino, pimiento y otras especias; ya fabrica los chorizos, longanizas, salchichas y demás embuchados.
Si los amantes de las letras universales tomaran a pechos el verter a su idioma las obras útiles o magistrales de los autores modernos, aún no tan malo; mas por una traducción de la Decadencia y caída del Imperio Romano, tenemos cien romancitos franceses en los cuales el escritor les cuenta los bajos a sus heroínas, sin descuidarse de advertirnos si tienen buena o mala pierna, y le hacen al héroe el nudo de la corbata.
Para que usted se dé cuenta de toda la inmensa fortuna que tenían, sólo basta recorrerla en su interior y apreciar los exquisitos jarrones de porcelana, las cortinas de seda esplendorosa, el moblaje de estilo Luis XV, las alfombras traídas directamente de Persia, las escalinatas construidas con mármol de Carrara, las recámaras de suntuosas camas cubiertas con finas telas y nichos decorados con adornos de papel de oro, la cuantiosa galería de pinturas magistrales y estatuas de bronce o los lujosos ventanales de vitrales hechos en Italia.
En todas sus producciones líricas, hay siempre la Cátedra del Maestro: de una Poesía de pensamientos nuevos, de Ideas luminosas, de magistrales enseñanzas estéticas, la completa visión del panorama que se aprisionó en sus retinas escrutadoras, y sin faltar, como racimos jugosos, el concierto de armonías y ritmos, y el solfeo de sonidos musicales, nuevos, que van de corazón a corazón, de cerebro a cerebro, como mariposas de luz de flor en flor.
En 1966 sale a la circulación en Machala, el librito "Amanecer", bajo la dirección de su versación y pulso periodístico, en homenaje a la III Feria Internacional del Banano. Las páginas del Folleto se nutrían, esencialmente con las magistrales décimas del Crnel.
M ) Ausencia de referentes ubicadores: El ser humano, joven, o ya viejo, deambula en la nada y sin tomar conciencia, o ignorante de los lazos que lo unen a la humanidad, se siente perdido en un vacío que no le da el apoyo de saberse heredero de una cultura, de una sociedad, de una naturaleza, cual si fuera producto de una generación espontánea: ignora heroicidades, vidas ejemplares, espacios históricos, obras magistrales, seres de excepción.
El libro logra entonces una mayor expansión de diversas “ideologías magistrales” diluidas en las discusiones de los morosos y amorosos del saber, hasta la encrucijada de la inutilidad: el bizantinismo.