magnánimo

(redireccionado de magnánima)
También se encuentra en: Diccionario.
  • adjetivo

Sinónimos para magnánimo

Ejemplos ?
Es de su gente... -Si quieres ahorrarte el trabajo..., yo me encargo, hija -pronunció con magnánima sonrisa el duque. -No, gracias...
E. para una resolución tan magnánima? La necesidad es notoria, es urgente y no da tregua; este arbitrio es el único que puede remediarla; dos años de continuas especulaciones deben convencer a V.
No infeste el aire puro la brisa de los mares, trayendo a nuestros lares los ecos del Corán. Magnánima HEREDERA del celo de Pelayo, tu diestra el ígneo rayo al África lanzó.
Mas el final suceso de este objeto frustró aquella magnánima guerrera que con Astolfo y el buen Sansoneto llegada apenas a la plaza era; pues, viendo allí cimera, malla y peto, conoce peto allí, malla y cimera como suyos que fueron y estimados cuanto lo suelen ser, si son preciados; aunque los dejara por el suelo aquella vez que estorbo los sintiera, cuando quiso correr tras de Brunelo por recobrar su espada carnicera.
«Ni en extranjero labio ya el idioma molestará, Peruanos, vuestro oído, por el que ardiente a vuestro rostro asoma de la amarga vergüenza e1colorido; y, como el hijo de la antigua Roma con patria tan magnánima engreído, así vosotros donde quier ufanos ya podréis exclamar: somos Peruanos.
Y tú para quien nada es cuanto he dicho, nada cuanto jamás decir pudiera, tú el más inmundo y asqueroso bicho, que hasta hoy brotó la podredumbre ibera: tú que la torpe pluma y torpe lengua siempre empleaste en alevosas tramas, que aún de esa cansa eres oprobio y mengua, y aun a Pinzón y a Mazarredo infamas: tú, cuyo nombre, oh miserable, omito, porque mi pluma en pestilente lodo no está empapada, y sólo fuera escrito dignamente tu nombre de tal modo: ¡Tú, aquí tan largos lustros tolerado, tú, viva encarnación de la insolencia, mostrar pudiste hasta qué heroico grado sube nuestra magnánima paciencia!
Del añoso, arraigado, excelso roble que crece de una sierra en la alta cumbre emblema fiel de la Constancia noble, imita la magnánima costumbre; al cual nunca hace que la frente doble de los vientos la airada muchedumbre que nunca aplaca su tremenda guerra contra el monarca altivo de la sierra.
Los que aman con sinceridad la pobreza, los que la creen y llaman dádiva santa desagradecida, ó son locos ó son santos: son Diógenes ó San Francisco de Asís; á no ser que entiendan por pobreza cierta virtud magnánima que consiste en poseer y gozar todas las cosas con desdén y desprendimiento, como si no se poseyesen ni gozasen.
¡al invasor Atila que trae de nuevo el aquilón en brazos, opóngase magnánima y tranquila la Europa, a quien afrenta, y haga al coloso boreal pedazos, como a frágil barquilla la tormenta!
Y de la política humanista, que ha tratado de hacer más hombre al hombre, y que ha hecho de la tolerancia y de la generosidad una virtud que honra y enaltece a usted, como mandatario culto y probo, no sólo han usado ampliamente los enemigos de los intereses históricos del campesino y del obrero, sino que han abusado hasta extremos positivamente reprobables, desvirtuando así el sentido exacto de una conducta magnánima que emergió de la clara conciencia de la responsabilidad que la Nación ha puesto en manos de usted.
Resueltos a la magnánima empresa...
Y, hablando así, la magnánima joven se encaminó hacia la puerta principal de la habitación, después de hacer una fría reverencia al endiablado Capitán.