Ejemplos ?
¡Por eso aquel ángel lo quiere tantísimo, que cuando se aparta, cansado y ahíto, del pezón moreno rebosante y tibio, lo mira y sonríe, le quiere hacer mimos, lo dobla y lo estruja con el hociquillo, lo coge y lo suelta, le da golpecitos, y poquito a poco se queda dormido de hartura y de gusto junto al calorcillo!... Ni aquellas manazas del padre sombrío lastiman al ángel...
Intenté escabullirme, pero por más que quise escapar, sin gran esfuerzo me tomó como a un polluelo con una de sus deformes manazas: —¡Has caído en mi poder, renacuajo insignificante!
Se acabó todo. Y abarcando en sus manazas a los cinco gatitos los arrojó en montón a sus pies. Iba aplastarlos a patadas; lo juraba, ¡votó a esto y lo de más allá!
Por un instinto del gusto, de que no se da cuenta, viste siempre de pardo, y en invierno el paño de sus trajes siempre es peludo. Los bolsillos de su americana, en los que mete las manazas muy a menudo, parecen alforjas.
Los vampiros amoratados llegaron; de su espeluznante hocico salían desmesurados colmillos babeantes; sus inmensas alas de pterodáctilos planeaban sobre mi cabeza y sus manazas peludas trataban de aprisionarme.
--pues el mensajero no hacía más que dar botes de un lado a otro y se retorcía como una anguila a medida que avanzaba, extendiendo sus manazas a ambos lados como si fuesen abanicos.
La gitana lanza un grito de dolor y de furia, y sin acobardarse, frenética, desesperada, cogiendo con ambas manos la garganta del perro, aprieta con rabia, con frenesí, con ira, con heroico y brutal arranque, mientras el perro la sujeta al suelo con sus recias manazas y le desgarra el hombro con sus afilados colmillos.
Durante las ardientes palabras de la princesa, sintió el excesivo ardor a que lo estaba sometiendo; y mientras cada oración se hundía en su corazón y al mismo tiempo encendía su obscena imaginación, la fue rodeando con sus brazos y sus manazas recorrieron el cuerpo de ella tratando en vano de descubrir un camino hacia los tesoros que ansiaba explorar.
CAPÍTULO I Cual genio colosal escapado de una lámpara maravillosa, la noche expandía sus espeluznantes manazas sobre la ciudad y en rítmicos y voluptuosos pases mágicos la iba envolviendo entre sus nebulosos abrazos.
Entonces, TOCHANCALQUI, que así era el nombre del aparecido, la cogió con una de sus imponentes manazas y con ella acometió furibundo a la mala hija.
Garbancito de la Mancha cuenta la historia de Garbancito, un niño huérfano que vive en un pueblo sometido continuamente por tres chicos: Manazas, Pelanas y Pajarón.
Garbancito se dirige a Sevilla, en donde, nada más llegar, se sorprende de La Giralda, también ve otros monumentos y asiste a una corrida de toros y observa los otros monumentos de la localidad. Allí se encontraba con Manazas, Pajarón y Pelanas y vio con ellos en acción a un bailaor de flamenco.
El Enmascarado Negro es capaz de cometer todo tipo de actos malvados, desde robar el ladrillo de una obra hasta invocar a un demonio para destruir el planeta. Personajes secundarios habituales en Pafman: el capitán Europa, el profesor Sagitarius, el Manazas, el Dr.
Garbancito, Manazas, Pajarón y Pelanas son secuestrados en el Protectorado español de Marruecos por un grupo de malhechores, pero, gracias a la ayuda un chico de raza negra llamado Carbonilla y unas libélulas consiguen escapar.