mancebo


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para mancebo

Sinónimos para mancebo

Ejemplos ?
Nosotros solemos tener por entretenimiento el ver algún mancebo de ánimo constante, que espera con el venablo a la fiera que le embiste, y sin temor aguarda al león que le acomete; y tanto es más gustoso este espectáculo, cuanto es más noble el que le hace.
Casilda preguntó con acento vil: -¿Quién puede ostentar más belleza que yo? A lo cual, el mancebo respondió con vigor: -Margot, que aunque no es tan bonita como tú, posee una belleza íntima superior a ti.
Y á las caricias tornaron, Y á las confianzas propias, De quien idólatra encuentra Siempre firme á quien adora. ---Mira, Luz, (dijo el mancebo) (19) Nuestras visitas se acortan Cada dia, y mas difíciles Me van siendo y mas penosas.
¿Cuánta más razón hay para tener envidia de éste, que de aquellos a quien se da la bebida en preciosos vasos; y a quien el mancebo desbarbado, de cortada o ambigua virilidad, acostumbrado a sufrir le deshace la nieve colgada del oro?
Lo mismo de él es cuesta abajo, y necesita de particular industria, y entonces la misma diosa Tetis, que me recibe en las sujetas ondas, suele recelar no me despeñe.» Habiendo oído estas dificultades aquel generoso mancebo, dijo: «Ese camino me agrada, subo en el carro.
Y ya en el centro del claustro cesado habían de oírse tiempo hacía, y ya el mancebo renegaba de la estirpe de la tornera y de todas las monjas que a coro asisten en el mundo, cuando a espacio siente la ventana abrirse; y en la oscuridad confusa, haciendo vista de lince, un vago contorno blanco tras de los hierros percibe.
Y estaba el pobre mancebo, velada la faz llorosa en las palmas de las manos, demandando al Dios que adora en aquel amargo trance una idea luminosa, una muerte oscura y rápida o un ángel que le socorra, cuando una mano discreta, con precaución misteriosa, dió en la puerta un golpecito, esperando que a él respondan.
Tanta pérdida de tiempo de los hombres en juegos sin fruto, en esfuerzos sin mejoramiento de la naturaleza, en falso trabajo creador, hizo que el Teotl encarnara en un apuesto mancebo dotado de la energía de QUETZALCOATL, la creatividad.
Añadamos (si te parece) a estas quejas la buena inclinación de aquel mancebo que cortaste entre sus primeros acrecentamientos.» El difunto, oh Polibio, fue digno de tenerte por hermano, y tú eres dignísimo de no tener ocasión de dolerte aun por muerte de algún indigno hermano.
¿Para qué te he de referir a Esmiliano Escipión, que vio casi en un mismo tiempo el triunfo de su padre y el entierro de dos hermanos, y con ser mancebo, y en edad pueril, sufrió aquella repentina calamidad de su casa que cayó sobre el triunfo de Paulo, llevándola con tan grande ánimo como convenía a un varón que había nacido para que ni faltase a Roma un Escipión ni quedase en pie Cartago?» «¿Para qué te he de referir la concordia de los dos Lúculos rompida con la muerte?
Adoraba el buen don Gil en su hijo, y era don Juan el mancebo más galán, más generoso y gentil que en Palencia se encontraba; siempre de amigos cercado, siempre de ellos festejado, puesto que él siempre pagaba.
¡Vamos: un puntazo por lo que sea!… y que no haya que dar á esa espada una compañera sacada de las costillas como nuestra madre Eva.» La alusion á costillares produjo el efecto que el chusco deseaba, y aplaudieron sus partidarios y rieron los de los tendidos; lo cual oyendo Romero, dejando plantada á la fiera y á los espectadores suspensos, llegose bajo el palco del zumbador mancebo, la muleta recojida en la zurda y el estoque suspendido en el dedo corazon, y dijole con aquella sorna peculiar de la gente de plaza: «Su mercé parece por sus razones profesor del arte, y se vé à la legua lo acostumbrado que está á dar lecciones como maestro: con que no lo deje por poco y tome sin cortedad el lugar que le corresponde, que yo estoy pronto á escucharle.