manta


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo
  • locución

Sinónimos para manta

frazada

Sinónimos

liarse la manta a la cabeza

Sinónimos

Sinónimos para manta

Ejemplos ?
Así le ocurría con frecuencia al viejo Antón, que a veces lloraba lágrimas ardientes, clarísimas perlas que caían sobre la manta o al suelo, resonando como acordes arrancados a una cuerda dolorida, como si salieran del corazón.
Ella sigue en su baranda, verde carne, pelo verde, soñando en la mar amarga. -Compadre, quiero cambiar mi caballo por su casa, mi montura por su espejo, mi cuchillo por su manta.
Un chusco Sevillano, mozo y rico, decidor y zambrero, amigo de los ganaderos y conocedor de las marcas de sus ganaderias, apadrinador de la gent de cuadrilla, acompañador de los encierros y presenciador de los apartados, donde gustaba lucir el potro cartujano, la manta jerezana, la espuela baquera y el castoreño apresillado, y gran partidario en fin de Costillares, halland sin duda largo el juego de Romero, cuyo riesgo no comprendia, y pareciéndole la ocasion oportuna para zumbarle en presencia de su rival, empezó á decirle con no poco esforzadas voces y dejo no menos provocador: «¡Bueno, señor incomparable, bueno: que vá á llevar ese toro mas pasos que las procesiones del viérnes santo!
Encontraron gran cantidad de palma real silvestre, cuyo fruto se vendió en Palmales o Arenillas con destino a la industria de aceites en Manta.
Y esperando, al fin vendrá tras incertidumbre tanta un día en que de la manta el demonio tirará; alguno que rompa habrá de aquel enigma la valla, y siempre quien busca halla como aguardar tiempo y modo sepa; y al fin da con todo quien oye, ve, espera y calla.
Jacinto Susviela, Defensor-nombrado de Oficio-a Andrés Cabrera, quien “tiró de la manta” –aunque con timidez-en la “Expresión de Agravios” que presentó al Tribunal en los últimos días de marzo de 1854.
De un rincón a otro pende un cordel que sostiene algunas piezas de ropa de manta de hombre y de mujer, puestas a secarse, pero lo suficientemente alto para no estorbar la vista de los personajes.
Y había una gran manta, los que la hayan visto no me dejarán mentir, frente al edificio que decía: "Hacemos responsables a las autoridades correspondientes de lo que suceda a este edificio".
SEGUNDO PEÓN ¿Y quién ha olvidado que Santiago, el carrero, se pudre en la cárcel tan sólo porque le hizo ver al amo que la manta que nos venden en la tienda de raya, además de ser mala, es cara?
salió de la Chiricoa con 40 de a caballo rumbeando hacia menoreño, va Pedro Pérez Delgado en fila india por la oscura sabana meciendo el frío en chinchorros de canta va la guerrilla revolucionaria —va la guerrilla revolucionaria— con el cogollo, la manta, cobija con pelo e’guama 45 y canana...
Cuando los años son lluviosos y se coge mucho, se saca para Tierra Firme y llega a venderse en el puerto de Manta el maíz a 9 o 10 reales, las habas y frisoles de Castilla a 20 y a 24 reales, y el maní a dos pesos.
Entonces de allá viene nuestro ardimiento: “Por aquí pasó compadre, mi general que iba ardiendo, fue un silbo de tierra libre entre su manta y sus sueños...” Así es la vida de los revolucionarios, así, no hay otro camino, no hay otro camino, no es que seamos masoquistas, es que el camino es así (risa), el camino es así, no porque uno quiera que sea así, estamos enfrentando poderes muy grandes, mundiales, internacionales, nacionales.