mayoral


También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para mayoral

pastor

Sinónimos

Ejemplos ?
DON GONZALO Adelante. DON JUAN ¡Pues arrea! Mayoral, pica el ganado, que el viaje será apreciado conforme, el camino sea. Y al punto sin más azares aprontaron el transporte y echaron hacia la corte de Olmedo por los pinares.
Me acomodé en la delantera del mayoral y entre dos viajeros: un indiano que tornaba de Méjico a su aldea natal, escondida en tierra de pinares, y un viajero campesino que venía de Barcelona donde embarcara a dos de sus hijos para el Plata.
Presidente: Néstor Kirchner Ministro de Relaciones Exteriores: Rafael Bielsa Embajador en los Estados Unidos: José Bordón Embajador ante la OEA: Rodolfo Gil Embajador ante las Naciones Unidas: César Mayoral La embajada argentina en Estados Unidos se encuentra en 1600 New Hampshire Ave.
Puede ser. El mayoral ha bajado rápidamente y, abriendo la portezuela del coche, hace subir la señora. Grito contenido de horror, entre los siete pasajeros que ya están encerrados en el instrumento de tortura.
El posadero pregunta al mayoral, y éste da las señas que se le piden, y corre a avisar al viajero que un caballero amigo suyo desea verlo.
En la primera curva de la llana carretera, a dos o tres hectómetros del fonducho, y a escasísima distancia de la verja de Bellavista, el coche, rotos los cristales, torcida una rueda, sosteníase con dificultad, mientras el mayoral, con el improvisado auxilio de algunos mozos de la aldea, trataba de recomponer lo destruido.
Algo semejante decía por lo menos el tío Juan Gómez a su piadosa mujer, la señá Torcuata, defendiéndose, en el rincón del fuego, de los argumentos conque nuestra, amiga le rogaba que no bebiera más aguardiente, ni comiese más roscos, sino que la acompañase a misa, a fuer de buen cristiano, sin miedo alguno a las críticas del maestro de escuela y demás electores liberales; y muy enredada estaba la disputa, cuando cata aquí que entro en la cocina el tío Jenaro, mayoral de los pastores de su merced, y dijo quitándose el sombrero y rascándose la cabeza, todo de un solo golpe: -¡Buenos días nos dé Dios, señor Juan y señá Torcuata!
Marchado que se hubo la señá Torcuata, el Alcalde alargó un rosco y una copa al mayoral, y le dijo: -¡Simplezas de mujeres, tío Jenaro!
La extranjera acercose más..., ebria, palpitante, enamorada; echole los brazos al cuello, y... -¡Sóóóóó! -dijo el mayoral a las mulas en aquel instante crítico. La diligencia se paró.
Las manos llenas de bultitos envueltos en pañuelos de algodón azul a cuadros, se aproxima al camino real y con un gesto entre majestuoso y enojado, les dice a los niños que siguen gritando como teros: ¡«Pero, callensen, muchachos!» Efectivamente, se divisa a lo lejos un bulto grande de aspecto algo extraordinario, que se aproxima rápidamente, entre una espesa nube de polvo; y cuando viene llegando, media docena de perros echan a correr por delante de los caballos y por detrás de la máquina, ladrando como desesperados, y desafiando los latigazos, que de lo alto, les dirige el mayoral.
Pero el mayoral, aquel a quien me recomendaron vivamente, apoderose de todos los objetos de valor que había en la casa, los cargó sobre mis lomos y los de otras caballerías, y acompañado de este botín abandonó su antigua morada.
Nosotros llevábamos la dirección del venablo. El indiano me hablaba de Veracruz, mas yo escuchaba al campesino que discutía con el mayoral sobre un crimen reciente.