mazo

(redireccionado de mazos)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para mazo

maza

Sinónimos

Sinónimos para mazo

baraja

Sinónimos

Ejemplos ?
¿Por qué este perenne movimiento que deja en sus arenas soñolientas el peso inconmovible de las horas y su afrenta? ¿Por qué la ilusión de ser eterno y sin embargo se borra cada sombra al golpe mineral de turbios mazos?
Al momentico mandó al molino de abajo que le trajeran tabaco en rama, y todos los cabos que toparan, y un'olla grande. Al momento se aparecieron con tres mazos, y con una jiquerad'e cabos y l'olla.
Tardaba dos horas en molerse: mientras tanto el velador dormía o se quedaba sentado esperando. Al acabar de molerse, arreciaban los golpes de los mazos, que entonces caían en la plancha de hierro.
Más allá, bajo un sombrero que en la oreja se mantiene, alto y torcido el bigote, larga espada, y entre el leve rizado de ancha valona escondido hasta los dientes, de pie derecho, y la mano sobre la cintura siempre, está, a través escupiendo, apercibido un valiente de esos que dicen: «Miradme, que hay indulgencias en verme.» Y sobre todo el murmullo que tan sin término hierve, en cóncavo estruendo ronco por pueblo y campo se sienten los mazos de los peones que levantan el palenque, y el mantillo del armero sobre golas y broqueles.
A mi hermana le gustaba mucho jugar a las casitas. Con cuatro palos, algunos cueros y unos mazos de paja mansa, había construido la suya.
Cualquier gaucho posee algunos yeguarizos, y el derecho de tuzarlos; y una vez embolsados los mazos de cerda ¿quién se atreverá a asegurar que pertenecen a don Nemesio, hacendado rico, más bien que al paisano Gregorio?
Mojarra ya no recogió sino calagualas. Hacía mazos que enviaba a la ciudad. Allí las ponían en los grandes ramos que las gentes ricas pagaban muy caros.
Mientras se secaban, se fue a la pulpería a ver si le querían fiar o regalar algunas cañas y un poco de alambre fino, y dio la casualidad que oyó que el pulpero necesitaba mil mazos de junco para techar un gran galpón.
El ingenio construido por Diego de López en el valle de Malar, por orden de Rodrigo de Arcos, constaba de seis mazos de hierro, para moler metales, movidos por el agua.
Desde el mismo mortero, en que daban los mazos, salía el oro molido, echado hacia afuera por el agua. Unos paños o frazadas de más de veinte pasos de extensión, dispuestos a lo largo, recibían el mineral.
As bolas eran erizos vivos, los mazos eran flamencos vivos, y los soldados tenían que doblarse y ponerse a cuatro patas para formar los aros.
Y seguidamente, en el exterior se encuentra el molino de mazos de madera, molino construido totalmente en madera de roble, incluso el depósito del agua.