meditar


También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para meditar

pensar

Sinónimos

Antónimos

Ejemplos ?
He aquí la causa de que no nos sobre tiempo para pensar en la filosofía; y el mayor de nuestros males todavía es cuando nos deja algún ocio y nos ponemos a meditar, interviene de repente en nuestros trabajos, nos perturba y nos impide discernir la verdad.
Es preciso respetar los altos designios de la Providencia; es preciso inclinar nuestra orgullosa frente, y replegar el atrevido vuelo de nuestra razón, al meditar sobre aquellos mismos designios.
No hay grandes hombres ni mujeres en los telares de la historia, sólo costureras tarántulas para su gulas de poder y oro...¿Y los sabios? Siempre fueron silenciados.— Cuando callaron, cual agotados, varios principiaron a meditar en voz alta...
Pero cuando se le dijese: este Alcibíades es un joven que no tiene veinte años, sin ninguna clase de experiencia, y tan presuntuoso, que cuando su amigo le hizo ver que debe ante todas cosas tener cuidado de sí, trabajar, meditar, ejercitarse, y que sólo después de esto podrá hacer la guerra al gran rey, no quiere creer nada, y dice, que tal como es, se considera con el mérito necesario para ello.
Justamente por eso hemos de meditarla, pues siempre hay que aprender aquello que no podemos experimentar si lo sabemos.; quien esto dice, nos exhorta a meditar la libertad.
¡Dichos para meditar y traer a razón a los hombres de buena fe que contribuyan sin saberlo a sembrar vientos como entonces quiso don José Ballivian, sin pensar que éstos se reproducen fatalmente en agobiadora cosecha de tempestades!
Pco. Y Secret.” ¡Valdría la pena meditar sobre esta pieza! Por de pronto, ella demuestra al par que la independencia y seguridad de la opinión provincial, juzgada de inconsciente o poco menos por nuestros historiadores clásicos, un claro anhelo de contribuir a la unión libre y general de los pueblos del Virreinato.
Un mofletudo muchacho, con bombachas anaranjadas y un fez rojo, se detuvo frente a él; el Susi pidió café y luego comenzó a meditar.
Ello es, caro lector que anochecia, Y apartados al fin, con paso lento Cada cual á su albergue se volvia, El al lugar á meditar su intento, Y ella á sus torres á esperar el dia.
Así, los propósitos de la clase de español devienen meras informaciones para memorizar sin prestar atención a los actos de lenguaje cotidianos; no se reflexiona en los diversos registros e intenciones del habla o de los textos; no se multifurcan en la mayor variedad de formatos y géneros; la norma se impone desde arriba, sin meditar en ella ni discutir su veracidad ni su utilidad y menos la utilización que hacen de una lengua, los usuarios.
Es por eso que impulsado con la intensidad de mi vocación desmenuzo en este ensayo, una parte de mi ideología educativa, surgida de mi trabajo con mi alumnado, con el solo fin de sacudir empolvamientos y neblinas y hacer meditar en la auténtica estructuración que el sistema de educación en México requiere y que coincide en muchos puntos, por paralelismo cultural, diría la Antropología, con otros países, pero acorde con la realidad mexicana, ya que no es imitación, sino los efectos resultantes del fondo común humano del cual hablan los filósofos, pues más allá de nacionalidades, somos parte de la especie llamada homo sapiens; ahora sapiens sapiens.
Yo quiero al poeta que, en los albores de la vida, es ante todo, hombre, y que, como Alberto, dice: Permítame la suerte que merezca batirme por mi patria y por mi dama, lo mismo que en la edad caballeresca. ¡A meditar de pie!