medroso


También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con medroso: boceto
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para medroso

Sinónimos para medroso

achantado

Ejemplos ?
No basta no el imperio, ni traer las cervizes umilladas presas en cativerio con vencedora mano; ni que de las vanderas ensalçadas el Cita y Africano con medroso semblante, y el indo y persa sin valor s' espante.
De ti temblaron todas las riberas, todas las ondas, cuantas juntamente las colunas del grande Briäreo miran; y al tremolar de tus vanderas, torció el Nilo medroso la corriente, y el monte Libio, a quien mostró Perseo el rostro Meduseo, las cimas altas umilló rendido con más pavor, que cuando los gigantes, y el áspero Tifeo fue vencido, postráronse los bravos y arrogantes, temiendo con espanto y con flaqueza el vigor de tu ecelsa fortaleza.
Cuando por tierra caído, Solo el siniestro graznido Del búho entorno se oía: ¿Qué se hacía el ruiseñor Con sus cantares de amor? Medroso del valle huía.
Ya semejaba del airado trueno El repentino y cóncavo estampido; Ya de desolacion intima lleno, Largo, medroso y lúgubre gemido; Ya por el ronco vendabal sin freno Ancho y voraz incendio sacudido, Y ya el fragor de la borrasca fiera Con que la mar retumba en la ribera.
Decia con voz doliente: «¿Qué es de mi esposa querida?» Y el eco decia:--- ida Con acento de dolor. Y el triste Garci Fernandez De sus amigos cercado Su alcazar abandonado Pisando medroso vá.
Sus paredes encaladas, ni papel ni tela forran; su pavimento no abriga tapiz ni estera; las rotas sillas en el pavimento mal sobre sus pies apoyan; su chimenea sin fuego lanza por su negra boca el aire, que en son medroso por los tubos se encañona, su hollín arremolinando en su encuadradura cóncava.
Si lo redujo a la arismética de la cobardía, y juzgó por muchas muertes muchos días de vida sujetos, y quiso antes una que muchas, quien se confiesa medroso de vivir sujeto, ¿cómo calificará el matarse de miedo de no sujetarse?
Tan medroso y triste, tan oscuro y yerto todo se encontraba que pensé un momento: "¡Dios mío, qué solos se quedan los muertos!" De la alta campana la lengua de hierro le dio volteando su adiós lastimero.
Apenas murió, después de una breve enfermedad, mi madre tuvo que ponerse a servir para mantenerme, y yo heredé la fama de tonto que tenía mi padre, por mi carácter tímido y medroso.
Hasta que el Patas dijo: "¡Ya no más!". Estaba tan sumamente medroso, daba unos bramidos tan espantosos, que toitica la gente del Infierno acudió a ver.
Despachada la cena, rezados los dieces del rosario soñoliento, los hermanos, alzado el mantel, volvieron a cuchichear apasionadamente, porque no eran del mismo parecer: Jesús, el medroso, comunicaba a Farruco, el valiente, por centésima vez, su terror al guardar en casa aquella riqueza reunida a costa de trabajos y privaciones, y murmuraba: -Tú dices que es más seguro esto que llevarlo a esconder en la aldea.
Así la lira suena, y Iove el canto afirma, y s' estremece sacudido, y resuena el cielo, y resplandece, y Mavorte medroso s' oscurece.