medroso

(redireccionado de medrosos)
También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con medrosos: boceto
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para medroso

Sinónimos para medroso

achantado

Ejemplos ?
Nuestro brillante sol daría a los contornos de sus medrosos espíritus tornasolados colores que aclararían el ridículo misterio en que las nieblas de Alemania envuelven tan exageradas fantasías.
Y, en tanto que deliberaban entre sí en tal forma, divisaron de repente al niño Jesús, que avanzaba. Y, lanzando un grito, exclamaron, medrosos: ¡He aquí que el niño Jesús viene a la ciudad!
Salvando, así, París no solamente merced os deberán los parisinos, que, mucho más que por el mal presente, gimen tristes, medrosos y mohínos por hijos y mujeres juntamente que un mismo mal padecerán mezquinos.
Y allá por entre las peñas (29) Del valle opaco en la hondura Se oye el ronco son del agua Del Tajo que se derrumba, Entre los rudos peñascos Alzando hervorosa espuma. ¡Medrosos sitios son estos; Medrosos por las figuras!
La tranquilidad y el silencio de estas horas y en estos lugares son casi tan medrosos como la tranquilidad y el silencio de la media noche.
Medrosos por las figuras Informes que representan (115) Y por tradiciones muchas. ¡Misteriosos son aquellos Peñascos y quebraduras, Cuyos contornos se estienden En irregulares curvas, Que en la fantasía toman Forma y variedad difusa, Y vida en el miedo encuentran Y en las creencias se abultan.
"Pugnan siempre los tiranos (dice una ley de partida), que a los de su señoría sean necios o medrosos, porque cuando tales fuesen, non osarían levantarse contra ellos, no contrastar sus voluntades".
Al verlos, el rey Agamemnón los increpó con estas aladas palabras: —¡Hijo del rey Peteo, alumno de Zeus; y tú, perito en malas artes, astuto! ¿Por qué, medrosos, os abstenéis de pelear y esperáis que otros tomen la ofensiva?
Comenzóseme a hacer áspera la morada y desapacibles los zaguanes. Fui entrando poco a poco entre unos sastres que se me llegaron, que iban medrosos de los diablos.
Elevaron los brazos al Sol, que brillaba en el cenit con desusado fulgor. Ayar Auca bajó al pueblo aquella tarde y alrededor suyo, medrosos, se agruparon los sencillos habitantes.
Los medrosos querrán replegarse; los ambiciosos, violentos y egoístas, explotar a cualquier costo; los profetas del Apocalipsis predicar la nada, los demagogos desajustar la innata sensatez política de nuestro pueblo; los geómetras de las revoluciones, desquiciar la historia y los infantilismos de todo signo complicar lo elemental.
Sus ojos, de color de avellana, inquietos, medrosos, siguen los movimientos de aquel de quien esperan algo como los ojos del mono sabio a quien arrojan golosinas, y que, devorando unas, espera y codicia otras.