melancólico


También se encuentra en: Diccionario.
  • adjetivo

Sinónimos para melancólico

Ejemplos ?
Por lo cual cuando vieres que los varones justos y amados de Dios padecen trabajos y fatigas, y que caminan cuesta arriba y que al contrario los malos están lozanos y abundantes de deleite, persuádete a que al modo que nos agrada la modestia de los hijos, y nos deleita la licencia de los esclavos nacidos en casa, y a los primeros enfrenamos con melancólico recogimiento, y en los otros alentamos la desenvoltura; así hace lo mismo Dios, no teniendo en deleites al varón bueno, de quien hace experiencias para que se haga duro, porque le prepara para sí.
Después uno de los clérigos me preguntó con amable tontería: —¿Supongo que el arrepentimiento tampoco habrá llegado cauteloso como la serpiente? Yo suspiré melancólico: —Llegó mirándome al espejo, y viendo mis cabellos blancos.
El melancólico Buda llamó a la vejez el tercer sufrimiento, para el cristianismo, es algo así como la preparación del alma que se despide antes de emprender su viaje final al seno de la Divinidad.
Para mí no estaríamos hoy apasionadamente engolfados, así lo creo, en la triste e insoluble división que promueve este Convenio cuyo final alegre o melancólico correrá, al fin y al cabo, a expensas de otros Estados, si antes de comprometerse la mayoría a su andamiento se hubieran revisado cuidadosamente los antecedentes internacionales de nuestra pública actuación.
La Marquesa de Tor se enjugó una lágrima. Yo murmuré con melancólico resentimiento: —¡Temes que no sepa respetar su sacrificio! Eres injusta conmigo, bien que en eso no haces más que seguir tradiciones de la familia.
El carácter tan pronto retraído y melancólico como bullicioso y alegre de Constanza, la extraña exaltación de sus ideas, sus extravagantes caprichos, sus nunca vistas costumbres, hasta la particularidad de tener los ojos y las cejas negros como la noche, siendo blando blanca y rubia como el oro, habían contribuido a dar pábulo a las hablillas de sus convecinos, y aun el mismo Garcés, que tan íntimamente la trataba, había llegado a persuadirse que su señora era algo especial y no se parecía a las demás mujeres .
VI Es él, ningún otro sabe prestar a sus ojos, ya el melancólico fulgor de lucero de alba, ya el siniestro brillo de la pupila del tigre, comunicando a sus oscuras facciones el resplandor de una noche serena o el aspecto terrible de una tempestad en las aéreas cumbres de Davalagiri.
Un Cristo se destacaba sobre la pared -un Cristo de talla, melancólico, que alzaba sus ojos piadosos y resignados hacia las vigas sombrías de la techumbre-.
Me oculto en el sonar acompasado y melancólico de campanas milenarias; en el vuelo de palomas asustadas por la muerte del silencio; y en el grito.
El Provisor, poniendo cara de Padre Eterno melancólico, contestaba que por su parte no habría inconveniente, siempre que la excomulgada se aviniese a pagar multa de doscientos pesos (la mosca por delante), y que el Arcediano se allanase á perdonar á su ofensora.
A la pequeña María Enriqueta, por su espíritu investigador, ella misma lo cuenta, le gustaba pasear por los huertos de su Coatepec, por sus calles, por sus alrededores. Le agradaba escuchar el melancólico resonar de las campanas a la hora del atardecer o la bullanguera alegría del pueblo.
«¡Adentro, adentro!» ¡A la sepultura, a la cárcel horrible, al 36, a la cama, al nicho!» Y el 36, sin pensar más en el 32, desapareció, cerró el balcón con triste rechino metálico, que hizo en el bulto de la derecha un efecto melancólico análogo al que produjera antes el bulto que fumaba la desaparición del foco eléctrico del Puntal.