melodioso


También se encuentra en: Diccionario.
  • adjetivo

Sinónimos para melodioso

Ejemplos ?
Espíritu sublime y misterioso que del aire en los senos escondido templas su voz, prestándole armonioso eco gigante o soñoliento ruido; arcángel cuyo canto melodioso el orbe arrulla ante tus pies tendido, inspira tú palabras a mi acento, gratas como la música del viento!
Complementan estas exterioridades, la más correcta desenvoltura de modales, la fuerza y pulcritud de la dicción, amoldada la voz a las blanduras del idioma portugués, tan melodioso.
No juzguéis recto camino Que a Dios agradable sea, Consultar al de Caldea Por mago, por adivino. Hay un joven betlemita Que con melodioso canto Dará fin a vuestro llanto Si el espíritu os agita.
Su sagrado corazón palpitaba con ritmo manso y melodioso y casi imperceptible, dejándose ver en toda su incorpórea celulación divina, a través de sus vestiduras.
En él se recogía, porque lloviera o porque hiciese sol; en él cifró sus delicias; en él se consiguió lo que no pudo en la incubadora bendecida: un polluelo, como un sol. Pero lo bueno nunca dura. Murió el ave de arrullo melodioso y el nido se deshizo. ¿Qué iba a hacer el pobre pajarraco?
La sombra del cuidado, de mi frente, al escuchar tu voz desparecía, a tu celeste aparición latía mi amante corazón. La esperanza que el pecho me agitaba se exhaló al aire en canto melodioso; mi lira resonó con vagaroso, melancólico son.
Aquí y allá las flores derramaban sus aromas, al paso que llenaban el aire de armonías, el zumbador enamorado, el melodioso sinsonte, el bullicioso pitirre y la calandria esquiva.
Los collares anchos vienen cargados de campanillas que, con su tintirintín melodioso, acompañan el canto de los boyeros, sentados en el pértigo; las paredes de las carretas, pintadas con colores llamativos como los de un juego de barajas, llevan el ingenuo lema: «soy de Bernardo Zurutuá» y de la lanza del techo, cuelgan los adornos de perlas multicoloras que, por su complicación, revelan cuán largas son las horas de ocio del tropero.
Id, que os llaman los panderos berecintios y el melodioso boj de la madre Cibeles; dejad las armas para los hombres y renunciad al hierro." No pudo Ascanio soportar aquellos arrogantes y crueles insultos, y puesto frente de él, asesta un dardo en su arco de crin, y extendiendo ambos brazos, párase suplicante y dirige a Júpiter estas preces: "¡Oh Jove omnipotente!
Le mantenía con miguitas de pan, no siempre tierno, y unas hojas de escarola que pedía de vez en cuando a una verdulera parienta suya. El jilguero conocía bien a su dueño y le saludaba con su alegre canto, más melodioso desde que tenía por vecinos a dos canarios.
Y sonará su voz: la virgen pura, Escuchando el sonido melodioso, Anhelará que cante su hermosura, Esperando en silencio religioso Tan plácida ventura.
Tal vez, de noche, ella había oído su voz entonando melancólicos cantares; tal vez había llegado hasta su oído el son triste y mágico de su melodioso violín; tal vez ella le había entrevisto, al incierto resplandor de las estrellas, cuando atravesaba la selva y llegaba a un claro, donde no había encinas, pinos ni abetos.