menospreciar


También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con menospreciar: menopausia
  • all
  • verbo

Sinónimos para menospreciar

desestimar

Sinónimos

Antónimos

despreciar

Sinónimos para menospreciar

Ejemplos ?
y ver clavados unos hermosos ojos en los nuestros, no recordar ni en suelo los cuidados, menospreciar del orbe las grandezas, ser feliz aspirando el aire mismo que aspira la beldad encantadora, ángel del suelo mío, ¿hay otra dicha para quien en la tierra solo mora?
Aunque te lo tomes a mal, también hoy (finalizará la entrega por mi ) Epicuro: Yo, así mismo, de otra manera escucho lo que dice nuestro Demetrio (Demetrio de Sunion, filósofo cínico muy admirado) cuando lo he visto desnudo y yaciendo sobre mucho menos que un colchón; él no es solo preceptor, antes que testimonio de la verdad. ¿Pues qué? ¿No puede uno menospreciar las riquezas, poseyéndolas? ¿Por qué no?
Pero si ufanarnos de lo alcanzado condeciría al vano y estéril orgullo, menospreciar lo obtenido sería desestimar la lucha del pueblo mexicano, infundir desaliento en vez de fe y esperanza en nuestro destino, socavando los incentivos de la acción permanente.
ojo esto es muy importante, porque ya veníamos haciendo satélites de observación, radares en el INVAP y todo eso, y sin menospreciar a nadie, son satélites que están a 600 kilómetros, pero el satélite Arsat, órbita a 36.000 kilómetros de altura.
Escógense las uvas para comer, sin reprobar las demás que dejamos para, beber, y no hay necesidad de discurrir o a los mismos dioses, antes se por otro ramos, siendo este asunto sumamente claro; por lo cual, no porque algunos dioses sean escogidos entre muchos, se debe menospreciar, o al que escribió sobre ellos, o a los que los adoran, o a los mismos dioses, antes se debe advertir quiénes sean y para qué efecto los escogieron.
Propio de un alma grande es menospreciar las cosas grandes y preferir la suerte mediana a la excesiva La medianía es útil y hacedora para la vida del hombre, pero el exceso de bienes daña por su superficialidad.
De la forma que tienen los Santos en sepultar los cuerpos No obstante lo que llevamos expuesto, decimos que no se deben menospreciar, ni arrojarse los cadáveres de los difuntos, especialmente los de los justos y fieles, de quienes se ha servido el, Espíritu Santo «como de unos vasos de elección e instrumentos para todas las obras buenas»; porque si los vestidos, anillos y otras alhajas de los padres, las estiman sobremanera sus hijos cuanto es mayor el respeto y afecto que les tuvieron, así también deben ser apreciados los propios cuerpos que les son aún más familiares y aún más inmediatos que ningún género de vestidura; pues éstas no son cosas que nos sirven para el adorno o defensa que exteriormente nos ponemos, sino que son parte de la misma naturaleza.
Eran sus ademanes nobles, sin la estirada distinción de la aristocracia modernizada, poco española, de rigidez inglesa, importadora de nuevas maneras y de nuevos estilos elegantes de no hacer nada y de menospreciar todas las cosas de esta tierra.
Y conviene entender que no se debe menospreciar jamás virtud divina, y menos la de Amor, que al bien nos mueve y de bien en mejor nos encamina.
¿Parécete buena cosa menospreciar y tener en poco los mandamientos de tu madre, que más es tu señora, dándome pena con los sucios amores de mi enemiga, la cual en esta tu pequeña edad juntaste contigo con tus atrevidos y temerarios pensamientos?
Él me dijo: -Según muestras en tu presencia y cortesía, bien pareces ser de noble linaje, y así lo conocerá luego quien te viere; pero, además de esto, mi amigo Demeas así lo dice por sus cartas; por tanto, te ruego que no menosprecies la brevedad o angostura de mi casa, que está aparejada por lo que mandares, y ves allí aquella cámara, que es razonable, en que puedes estar a tu placer. Porque, cierto, tu presencia hará mayor la casa y tú serás alabado de no menospreciar mi pequeña posada.
Cómo entre los griegos admitieron a los autores escénicos al gobierno de la República, porque les pareció no era razón menospreciar a aquellos por cuyo medio aplacaban a los dioses CAPITULO XII.