mercancía


También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con mercancía: oferta, dinero, mercado, mercantil, monopolio, plusvalía
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para mercancía

género

Sinónimos

Sinónimos para mercancía

Ejemplos ?
El grave descontento en que me dejó su pérdida, y la de la hacienda, que también me faltó, me pusieron de manera que ni más quise, ni más pude, ejercitar la mercancía, cuyo trato me había puesto en opinión de ser el más rico mercader de toda la ciudad.
La cordonera, si tenía los cuatro duros, los llevaba tan bien, que al teñir sus mejillas de rosa cualquier emoción -el enojo del regateo de una mercancía, por ejemplo- semejaba, de golpe, rejuvenecida.
-gritó Paco el de Mairena, penetrando en el Altozano precedido de la pacífica Platera, que caminaba lentamente agobiada por el peso de los enormes serones llenos de la aún más negra mercancía con que nuestro protagonista ganábase honradamente los garbanzos para el indispensable puchero.
Esa conquista del trabajo de muchos años, ese fruto de las lágrimas de nuestras mujeres y de la sangre de nuestros conciudadanos, ese premio de la energía y de la perseverancia de nuestros políticos y del pueblo, esa base de nuestras instituciones, del buen gobierno y del orden público, es mercancía que se compra y que se vende, materia que se falsifica, tema de una burda y siniestra comedia.
Así le devolvía el trato aquél esclavo relegado al primer grupo, en el cual el pregonero ensayaba la voz (los esclavos de los que el señor se quería deshacer más deprisa llevaban una señal que los marcaba como mercancía de rechazo, y en las ventas públicas formaban el primer lote que gritaba el pregonero) ahora tenía él el turno de rehusarlo y de juzgarlo indigno de su casa.
2.- Por ser esencialmente personal y humano, el trabajo no puede reducirse a un concepto material de mercancía, ni ser objeto de transacción incompatible con la dignidad personal de quien lo preste.
1.- El Estado atenderá con máxima solicitud a los trabajadores del mar, dotándoles de instituciones adecuadas para impedir la depreciación de la mercancía y facilitarles el acceso a la propiedad de los elementos necesarios para el desempeño de su profesión.
Ahora ven; vamos a la acera poniente, ahí está la tienda de abarrotes "El Refugio de los desesperados" que revienta de la más variada y diversa mercancía comestible y bebestible ¿o no?
Tendremos un trabajo digno y salario, tendremos tierra para trabajar, buena alimentación, hospitales con medicina y con doctores, educación, para todos, laica, gratuita, publica, tendremos independencia, nunca más ningún gobierno va a hacer lo que ha hecho el gobierno de Vicente Fox, que es humillar la memoria histórica de este país ante George Bush y los note americanos, va a ver democracia de a deberás, la nuestra, la de abajo, no de esos políticos que arriba que han convertido su política una mercancía y su quehacer en una prostitución que se viste de encaje.
El ropaje ampuloso en que los socialistas alemanes envolvían el puñado de huesos de sus “verdades eternas”, un ropaje tejido con hebras especulativas, bordado con las flores retóricas de su ingenio, empapado de nieblas melancólicas y románticas, hacía todavía más gustosa la mercancía para ese público.
A los ocho días llegó a aquella costa un bajel de moros, que ellos llaman caramuzales; viéronle los turcos, y salieron de donde estaban, y, haciendo señas al bajel, que estaba cerca de tierra, tanto que conoció ser turcos los que los llamaban, ellos contaron sus desgracias, y los moros los recibieron en su bajel, en el cual venía un judío, riquísimo mercader, y toda la mercancía del bajel, o la más, era suya; era de barraganes y alquiceles y de otras cosas que de Berbería se llevaban a Levante.
Todo esto estaba oyendo Carriazo; el cual, viendo que ya Avendaño estaba acomodado y con oficio en casa, no quiso él quedarse a buenas noches; y más, que consideró el gran gusto que haría a Avendaño si le seguía el humor; y así, dijo al huésped: -Venga el asno, señor huésped, que tan bien sabré yo cinchalle y cargalle, como sabe mi compañero asentar en el libro su mercancía.