mentir

(redireccionado de miento)
También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para mentir

faltar a la verdad

Sinónimos

  • faltar a la verdad
  • decir trolas

engañar

Sinónimos

Ejemplos ?
En los co ntratos de ob ra o en la contrataci ón de servici os no normali zados, si la oferta económica corregida fuese inferior al presupuesto referencial en un porcentaje igual o superior al diez p or ciento de é ste, la gara ntía de fiel cumpli miento deberá incrementarse en un m onto equivalente al veinte por ciento de la diferencia entre el presupuesto referencial y la cuantía del contrato.
He traído a cuento todas estas noticias que he leído en el susodicho libro inédito, sólo porque en él se habla también de la tradición que voy a referir y que es muy popular en Arequipa. Ya ven ustedes que busco autoridad en que apoyarme, para que nadie pueda decirme que miento sin temor de Dios.
Artículo 9°- El Estado apoya el papel patriótico de los jefes, ancianos y los otros miembros de tribus en el asegura­miento de la paz, la hermandad, la tranquilidad y la defensa de las fronteras de la República Democrática de Afganistán y sus zonas pobladas y contribuirá a la realización eficiente de esas nobles actividades.
¡Yo estoy tan solo, madre, tan solo!; pero miento, que ojalá lo estuviera; estoy con tu recuerdo, y el recuerdo es un año pasado que se queda.
El padre Oroz había expiado su crimen sobre la tierra du- rante un cuarto de siglo, y sus sufrimientos morales dejan en el espíritu esta magnífica lección:— Hay algo en el hombre tan severo como la justicia de Dios, y ese algo es el remordi- miento.
Su secretario de relaciones exteriores doctor don Toribio Pacheco envió, en Enero de 1866, á don Ramón el nombramiento de Ministro Plenipotenciario en Francia é In- glaterra, el cual en el mismo día de recibido devolvió Casti- lla con las siguientes líneas de su puño y letra:— «Saludo aten- tamente al doctor don Toribio Pacheco, y no aceptando el cargo con que ha creído honrarme, le devuelvo el nombra- miento, pliego de instrucciones y libranzas con que acompa- ñó su oficio.
Antonio, sin piedad, acababa de pisotear su amor propio; sin querer, habíale dicho que era tanto el desprecio hacia ella de Trini, que ni siquiera se dignaba pronunciar su nombre, y al sentir el trallazo, todos sus treinta años de poderío y de dictadura entre los hombres de más cartel se le incorporaron en el corazón y exclamó, entre iracunda y desdeñosa: -Pos cuando quieras te vas con tu Trini, que yo en mi casa miento a quien quiero, ¿sabes tú?
–No sabré decir si fue por amores –respondió el alférez–, aunque sabré afirmar que fue por dolores, pues de mi casamiento, o cansa miento, saqué tantos en el cuerpo y en el alma que los del cuerpo para entretenerlos me cuestan cuarenta sudores y los del alma no hallo remedio para aliviarlos siquiera.
En las manos de todos están la tranquilidad, el bienestar, la libertad, la satisfacción de todos los apetitos sanos; pero no nos dejemos guiar por directores; que cada quien sea el amo de sí mismo; que todo se arregle por el consenti­miento mutuo de las individualidades libres.
n cierta casa de la calle de Gremios y clavado en la puerta principal para que lo leyesen los transeúntes, aparecía una mañana del año 1636 un pergamino, con letras como el puño, conteniendo esta redondilla: ::«Que en lo que digo no miento ::pongo por testigo a Dios: ::esta casa es la de los ::judíos del prendimiento».
No quiero gastar tinta en hacer a la pluma el retrato de la joven; pues si digo que sus ojos eran verdes, pardos o azules, el lector me dirá que miento más que periodista ministerial.
Frente a una situación que amenaza comprometer el triunfo de la Revolución, alcanzado con tanto sacrificio, arrojando al país a la anarquía y a la miseria, la División del Norte envió a la ciudad de México una delegación para presentar al Primer Jefe un programa de gobierno interino que es, en resumen, el restableci­miento inmediato del orden constitucional por medio del sufragio electoral y la implantación de reformas agrarias; programa firmado por el General Obregón en representación del Cuerpo del Ejército del Noroeste y por mí en la División del Norte.