mierda


También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con mierda: de mierda
  • all

Sinónimos para mierda

mugre

Sinónimos

Ejemplos ?
Se instaló en un sillón, con el plato colocado sobre una mesa cercana contra la cual apoyó medio cuerpo, con la nariz cerca de la mierda, alargó sus piernas, yo me instalé en un asiento bajo, cerca de él, y habiendo sacado de su bragueta, una imitación de verga blandengue en vez de un miembro real, a pesar de mi repugnancia, me puse a chupetear aquella bella reliquia, esperando que por lo menos adquiriría un poco de consistencia dentro de mi boca.
Todo es rota cuerda Sin concuerdo. El triunfo es unidad de acuerdo Y el fracaso… soledad de mierda. Cordero de Dios, quita los pecados del mundo, y dales el descanso siempre eterno a mis maestros y a esa casa del ayer enladrillado, levantada para darse en esplendores a los deseosos de saber, -verdaderos amorosos- hoy mancillada, vuélvela símbolo incesante -doliente- de la ignominia burocrática.
Tras haberse instalado lo más cómodamente posible cerca del objeto de su culto, pega la boca al ojete y yo le largo un pedazo de mierda del tamaño de un pequeño huevo.
Aquél era el instante de gozo para nuestro libertino: haber llenado de mierda el joven y lindo coñito, introducírsela y volver a introducírsela, era su delicia suprema; mientras actúa se saca de la bragueta una especie de verga blanda, la sacude y logra, mientras sigue ocupado en su repugnante tarea, derramar en el suelo algunas gotas de su esperma escaso y mustio, cuya pérdida debería lamentar por ser debida solamente a semejantes infamias.
Su manía usual, tan sucia como desagradable para la muchacha, consistía en cagar sobre la misma cara de su dulcinea, ensuciarla todo el rostro con su mierda y después besarla, chuparla en tal estado.
Se hacía llevar un tonel lleno de mierda, en el que sumergía a la muchacha, desnuda, y le lamía todas las partes del cuerpo tragaba la porquería hasta que ella quedaba tan limpia como cuando la había tomado.
Nunca había comido mierda más deliciosa, se lo aseguraría al mundo entero ¡Dame, dame, angel mío, dame este hermoso culo, para que lo chupe, para que lo devore una vez más!
Cuando hube terminado, recogió el plato, respiró con delicia el delicioso manjar que contenía, tocó, besó, olfateó el mojón y luego, diciendo que no aguantaba más y que la lubricidad lo embriagaba— ante la contemplación de un pedazo de mierda más delicioso que ninguno de los que había visto nunca en su vida, me rogó que le chupara la verga.
Sus gustos consisten en hacer cagar y en azotar a la mujer mientras lo hace. Aquella noche, al terminar ese relato, Curval ha hecho cagar a Zelmira por la mañana, el duque le pide mierda, esta noche.
Obedecí, pero sin arriesgarme, y él, al darse cuenta de ello, me dijo imperiosamente: —Más cerca, pardiez, más cerca, niña. ¿Acaso te da miedo un poco de mierda?
Jode a una muchacha por la boca después de haberle cagado en ella; encima de ésta hay otra que le tiene la cabeza entre sus muslos y sobre la cara de esa segunda coloca su cagada la tercera, y él, mientras deja su mojón en la boca de la primera, come la mierda que la tercera suelta sobre la cara de la segunda, y después ellas se cambian de manera que cada una represente los tres papeles sucesivamente.
Ella no puede, es condenada inmediatamente a ser pinchada en el trasero con un aguja de oro hasta que la piel esté toda inundada de sangre, y como es el duque el perjudicado, él es quien opera. Curval pide mierda a Céfiro: éste dice que el duque lo ha hecho cagar por la mañana.