Ejemplos ?
onsiderando que la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana; Considerando que el desconocimiento y el menosprecio de los derechos humanos han originado actos de barbarie ultrajantes para la conciencia de la humanidad, y que se ha proclamado, como la aspiración más elevada del hombre, el advenimiento de un mundo en que los seres humanos, liberados del temor y de la miseria...
Centenares de hombres que luchan por que nuestra patria viva libre de miseria son perseguidos, maltratados, ofendidos y condenados.
no están contra el pueblo, sino que están contra la hambruna que estaba causando el gobierno marxista del señor Allende, contra las colas, contra el hambre, contra la pobreza, contra la miseria, contra el sectarismo...
Desde el día de su nacimiento estuvo en la mayor miseria; todo lo que pudo hacer en su vida fue cruzar su diminuto cuartucho sostenido en dos muletas; su felicidad no pasó de aquí.
Todos los hijos del alba, la prole del alba, no serán de vosotros; sólo los grandes habladores se abandonarán a vosotros. Los del Mal, Los de la Guerra, Los de la Tristeza, Los de la Miseria, vosotros que hicisteis el mal, lloradle.
Refugio de los anémicos del alma. Explotación de las debilidades humanas. Cómplice de la miseria. Forjadora de la desdicha. Templo de los imbéciles, asilo de los cobardes...
¡Señorita, si me hace favor! Usté dispense. ¡Ni creas que por esta miseria te voy a dar pan! ¡Aquí están sus buñuelos, marchantes, pasen...
El odio, el rencor, la envidia, la venganza, la ira, la codicia, el desprecio, los prejuicios, la mentira, la humillación, la injusticia, la miseria, la indignidad eran cenizas, escombros, ruinas...
Hemos corrido dieciséis meses cubiertos de gloria y miseria y tengo la honra de volver a hablaros en la segunda vez que hacéis uso de vuestra soberanía” y renglones más adelante, concretando en forma clara su justo concepto del mandato recibido del pueblo, la primera vez que dispuso de sus derechos primarios, el 23 de octubre, dice Artigas: “Mi autoridad emana de vosotros y ella cesa por vuestra presencia soberana”.
Tuvo que ocupar en la casa el puesto de su padre y de su madre, disponer, ayudar, intervenir enérgicamente, incluso marcharse a correr mundo para ganarse el pan. Fuese a Brema, conoció la miseria y los días difíciles.
El viejo Rey estaba tan amargado por tanta tristeza y miseria, que todos los años permanecía un día entero de rodillas, junto con sus soldados, rogando por la conversión de la princesa; pero nada conseguía.
Marcos) el origen de aquella miseria, volvió el rostro a los encomenderos y justicia, creyendo poder reprimir sus atropellos y abusos.