monstruoso


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • adjetivo

Sinónimos para monstruoso

Sinónimos para monstruoso

Ejemplos ?
Aunque las facultades del Presidente de los Estados Unidos están limitadas con restricciones excesivas, ejerce por sí solo todas las funciones gubernativas que la Constitución le atribuye, y es indubitable que su administración debe ser más uniforme, constante y verdaderamente propia que la de un poder diseminado entre varios individuos cuyo compuesto no puede ser menos que monstruoso.
Un gobierno monstruoso y puramente guerrero elevó a Roma al más alto esplendor de virtud y de gloria; y formó de la tierra un dominio romano para mostrar a los hombres de cuanto son capaces las virtudes políticas y cuán indiferentes suelen ser las instituciones.
Ese obrero que pasa por la calle con su blusa azul lavada por la mujercita cariñosa y que tiene las manos ásperas por el trabajo duro, vale más que tú porque quiere a alguien, y el anarquista que guillotinaron antier porque lanzó una bomba que reventó un edificio, vale más que tú porque realizó una idea que se había encarnado en él! Eres un miserable que gasta diez minutos en pulirse las uñas como una cortesana y un inútil hinchado de orgullo monstruoso!...
El saliente monstruoso de la nariz, la falta de mentón, los ojos montaraces, daban al herido el aspecto de un gran pájaro rapaz con el cuello y el pecho enrojecidos por la sangre de su presa.
En ese punto, el magnífico escenario quedó despojado de vida; ya no se veían aquellos pececillos bailarines, tampoco la bella vegetación submarina; todo había quedado desierto como si algo monstruoso se acercara.
De pronto aquel monstruoso techo de tinieblas se resquebrajó, y nuevamente apareció el cielo azul, con un sol centelleante de alegría.
Pero me llamó la atención que no se dignó dirigir una sola mirada a la preciosa flor, cuyos festones de terciopelo y oro llenaban la mísera habitación revestida de tapices baratos y alfombras mezquinas, de un monstruoso prestigio de sueño chino.
Los italianos afirmaban que en la aguja sin ventanas se oían ruidos extraños, golpes y movimientos sordos, y habían acudido a sus sacerdotes para que ahuyentasen a ese ser monstruoso que convertía sus sueños en pesadillas insoportables.
Las ramas estaban todas extendidas hacia el cielo, coronadas con lenguas de fuego, y radiantes goterones del mismo monstruoso fuego ardían encima de la casa, del granero y de los cobertizos.
ue dice:— «Olrd sí mandamos que ningún juramento que home ficiere isoLie cualquier cosa, quier por fuerza ó pouer miedo á su icuerpo, mandamos que non vale I!» Lo único que yo no me habría perdonado sería el con- sentir, con mi silencio, en que lo absurdo y monstruoso se justifique.
La beca que había ganado desde Villahermosa para estudiar en la Escuela Nacional de Maestros durante un año, debía ser un estímulo para su superación y si con frecuencia se encontraba triste y se sentía sola en medio del bullicio espectral y monstruoso de la urbe, la esperanza de los suyos y de su ideal, le hacían reincorporarse a sus anhelos.
Me queda un recuerdo último, el de una doble plancha que no me cabe en juicio; fué pública opinión que una extranjera Reina corrió pidiendo toros de vuelta recogiendo pelotas de un frontón, y osó desflorar alguien de un triunfo las primicias que fiel para sus Reyes un pueblo preparó. Monstruoso… a ser verídico...