mover

(redireccionado de movió)
También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para mover

Ejemplos ?
Y yo vi repetidamente que usted pensaba matarla. Fernando, sin darse cuenta de lo que hacía, movió la cabeza, confirmando lo que el desconocido le decía.
¡La renuncia de Djamil! ¡Mardan Bey, primer ministro! Abdalá el Susi movió, consternado, la cabeza. Pronto comenzaría el terror. Pronto chocarían nue- vamente extremistas y moderados.
Y como nadie supiese conjeturar a qué parte del mundo hubiese retirádose Pompeyo, apartándose con Marco Bruto César, le movió la plática para oír lo que sentía de la fuga de Pompeyo; de cuyas razones y discurso coligió era cierto haberse retirado a Egipto, como se retiró, y adonde Julio César le halló, siguiendo el parecer de Marco Bruto; que por esto y las causas de amor referidas tuvo tanta autoridad con César, que reconcilió con él a Casio y al rey de África, aunque tenía muy ofendido a César.
El monstruo, deslumbrado por este aparato extraordinario, les dejaba aproximarse; pero pasada la primera impresión, movió sus cortas patas, abrió la boca como bostezando, y esto bastó para que todos retrocediesen con tanta prudencia como prisa, precaución feliz a la que debieron los valencianos que la fiera no se almorzara medio cabildo.
Vióse después oprimida de las infracciones de por los envidiosos designios del, que no permitiendo que llegasen a los oídos del rey Phelipe I los justos clamores de, para informarle de la verdad, movió injustamente todas las fuerzas de contra, y, comenzando las peleas a 25 de septiembre de, duró aquella lastimosa guerra hasta 10 de noviembre de 1652, en que, mejor informado el rey Felipe IV, dio plena autoridad y poder al señor D.
Después que el soldado se hubo alejado, le dije a Gan: "-Esta noche iremos al bosque. "Gan movió la cabeza asintiendo. "Entonces dejé al niño encerrado, me eché la llave al bolsillo y salí.
Yo vi cómo Bokapi, con su único brazo libre, intentó tomar la garganta de la boa; vi cómo los anillos de la terrible serpiente prensaban sus piernas y su pecho; vi cómo Bokapi clavó los dientes en el lomo de la boa con tan furiosa mordedura, que súbitamente la boa duplicó su presión. Y Bokapi ya no se movió.
En esto se abrió la puerta y entró la criada. Todos se quedaron quietos, nadie se movió; pero ni un puchero dudaba de sus habilidades y de su distinción.
Y el gallo agitó las alas, irguió la cresta y volvió a cantar, paseando una mirada escrutadora sobre todas las gallinas y todos los polluelos, los cuales se sentían orgullosísimos de que uno de los suyos fuese el rey de los gallineros. Y arreciaron tanto los cacareos y los píos, que llegaron a oídos del gallo de la veleta; pero no se movió ni impresionó por eso.
Pero cuando los bravos guerreros brabanzones se agitaron en la escena, viendo a lo lejos el misterioso cisne y su barquilla, y se fue armando en la imperial corte una batahola de dos mil demonios, el público, por acción refleja, se movió ruidosamente, arrellanándose en el asiento, tosiendo, suspirando, revolviéndose para hacer provisión de silencio.
Cuando comía en presencia de forasteros, una de sus mujeres, de rodillas frente a él, soportaba en sus manos el plato de madera, en el cual él y yo hundíamos los dedos para recoger puñados de arroz, que antes de comer apelmazábamos en una bola, porque ésa era la costumbre. El noble anciano movió la cabeza.
"Sabrá usted -le dije-, que en los Estados Unidos nos preocupamos hoy por la reelección de Presidente para un tercer período." Sonrió ligeramente, púsose luego serio, movió la cabeza en señal de afirmación, y en su semblante lleno de inteligencia y firmeza, apareció una expresión de supremo interés, difícil de describir.