mozuelo

(redireccionado de mozuelas)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para mozuelo

Sinónimos para mozuelo

chaval

Sinónimos

Ejemplos ?
Y es que como al rey mozo le gustaba rodearse de mozuelas guapas con las cuales se pasaba divertidas horas, descuidaba las obligaciones de su alto cargo para con su pueblo.
El copeo era en regla, y al son de una guitarra con romadizo, una de las mozuelas bailaba con su respectivo galán una desenfrenada sajuriana o cueca, como hoy decimos, haciendo contorsiones de cintura, que envidiaría una culebra, para levantar del suelo con la boca y sin auxilio de las manos un cacharro de aguardiente.
Pero entre toda aquella gente a quienes las cuatro alegorías vertían a porfía oleadas de metáforas, no había oídos más atentos, ni corazón más dispuesto, ni mirada más perspicaz, ni cuello más tenso que los oídos, la mirada, el cuello o el corazón del autor, nuestro bravo poeta Pierre Gringoire, el mismo que no había resistido poco antes al gozo de revelar su nombre a las dos guapas mozuelas.
El 25 de mayo tiene lugar la llamada Fiesta de las Mozuelas, de tradición religiosa con una procesión en la que las jóvenes solteras y sin novio (las mozuelas) preceden al Santísimo Sacramento arrojándole flores, como desagravio por el expolio que los franceses hicieron en la Iglesia durante su estancia en España, produciéndose la muerte de un hijo del sacristán.
El meceor era un artilugio organizado con cinco palos, sogas de esparto y una tabla de tablear, con el que los mozos mecían a las mozuelas.
Hizo borrar la copla de la pared; pero no alcanzó a borrarla de la memoria del pueblo. Añaden, sí, que desde entonces no volvió el virrey a tener aventurillas con mozuelas del medio pelo.
El pelafustán volvía su cara angulosa a un costado, diciendo que aguardáramos, y a fuerza de codo se abría paso entre las mujeres apeñuscadas frente a los puestos, y las hembras que no le conocían, las viejas codiciosas y regañonas, las jóvenes mujeres biliosas y avaras, las mozuelas linfáticas y pretenciosas, miraban con desconfianza agria, con fastidio mal disimulado, esa cara triangular enrojecida por el sol, bronceada por la desvergüenza.