muda


También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para muda

remuda

Sinónimos

Ejemplos ?
Así permanecí mucho tiempo esperando que la niña me interrogase, pero como la niña permanecía muda, me decidí a ser el primero en romper aquel largo silencio: —Qué daño me han hecho tus palabras: Son crueles como el deber.
Ese hombre aún no ha llamado a su hijo. Aunque su corazón clama par él a gritos, su boca continúa muda. Sabe bien que el solo acto de pronunciar su nombre, de llamarlo en voz alta, será la confesión de su muerte.
Una entre sonrisa y mohín estereotipado en sus labios finos y pálidos hablaba con muda elocuencia del recóndito, silencioso y constante malestar, y sus movimientos estaban llenos de languideces; la falda de color de rosa que vestía, como la chaquetilla del mismo color, que ocultaba del todo casi amplio pañuelo blanco de Canilla, dejaba adivinar lo descarnado de su cuerpo de armónicas elegantes proporciones.
No hay pobreza agradecida ni riqueza quejosa; es bienquista la abundancia y sediciosa la carestía. La libertad al tirano le muda el nombre, y la avaricia al príncipe.
- Y estaba sirviéndole la merienda en su recámara, cuando de pronto me dijo: "Facunda, te voy a decir algo... Nadie más que tú debe saberlo. Tienes que callarlo como una estatua. Muda. Ni sientes ni ves ni hablas.
Se darán a los internados todas las facilidades para proveerse de vestimenta, de calzado y de ropa interior de muda, cuando tiene lugar su arresto, así como para conseguirlos ulteriormente, si es necesario.
101 A través de muchos pueblos y a través de muchas superficies viajando, advengo a estos pobres, hermano, ritos fúnebres, para a ti donarte con el postremo tributo de la muerte, y a tu muda ceniza para nada dirigirme, puesto que la fortuna te me arrebató a ti, ay, pobre, indigno hermano, que arrancado me has sido.
Es falso: morimos peor que nacemos Es culpa nuestra, no de la naturaleza; ella es la que se ha de quejar, diciéndonos: Ha conseguido la sabiduría el que muere tan seguro como cuando nació; pero ahora, cuando se acerca el peligro, ya tiemblan, nos falta corazón, se nos muda el color, nos caen lágrimas inútiles.
Las damas suspiraron: Sólo permaneció muda y serena Doña Margarita: Su corazón de princesa le decía que para mi altivez era lo mismo compadecerme que humillarme.
Y revistiéndose nuevamente de humildad, logró entrar en la salita donde se alzaba la urna, y su muda plegaria se elevó hasta la dulce imagen.
Un punto blanco sobre el agua muda, sobre aquella agua de esplendor desnuda, se ve brillar en el confín lejano: es una garza inconsolable, viuda, que emerge como un lirio del pantano.
Al ver la dama que requiere ayuda aquel que de Rogelio tiene el gesto, al punto en suspicia la fe muda, al punto olvida todo presupuesto; y ahora que Melisa lo odie duda, por un nuevo desdén no manifiesto, y que pretenda con astuta trama que muerte le dé aquella que tanto ama.