morder

(redireccionado de muerden)
También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para morder

corroer

Sinónimos

Ejemplos ?
El panal dulce del labio, Que entre ambrosia daba olores Si es ámbar flor maltratada, Hiel al néctar corresponde. Mas las víboras de sangre, Que se arrastran por las flores, Nueva Eurídice, la muerden, Miembros de mármol la ponen.
PROMETEO No atribuyáis a hastío ni a soberbia Este silencio mío. Los pesares, La ingrata afrenta, el corazón me muerden. ¿No me deben su imperio y su grandeza Esas nuevas deidades?
En el fondo te odian. Son como las víboras; se arrastran, pero saltan y muerden al menor desliz. En seguida, volviéndose hacia el Sumo Sacerdote, y señalándolo junto con los magos y los nigromantes, dijo: -¡Ved ahí al más fanático y al más ignorante de tus súbditos.
Pero la suprema injusticia de estos y otros rencorosos juicios de gentes a quienes Paparrigópulos ningún mal ha hecho, su injusticia notoria, se verá bien clara con sólo tener en cuenta que todavía no ha dado Paparrigópulos nada a luz y que todos los que le muerden los zancajos hablan de oídas y por no callar.
Al fin, atacan á la dueña de la fuente, pretendiendo expulsarla para aprovecharse de su trabajo. Muerden al músico en el extremo de sus patas, le tiran de las alas, montan sobre su dorso para pellizcarle las antenas.
Aquí, pies, en civil guerra, con femeniles enojos son de los piojos despojos y con dentelladas bellas los piojos las muerden a ellas y ellas muerden a los piojos.
Entregáronse a fantásticas evoluciones, dejando caer la cabeza atrás, volviendo el cuello en todos sentidos, el cabello suelto al aire y gritando desaforadamente. Se muerden unos a otros y, finalmente, se clavan todos el cuchillo en el brazo.
La testa, chica y esférica, se cubría de lanosa vedija mate, y las manos, de descoloridas uñas y clara palma, eran fuertes y algo mayores de lo que pedían la corta estatura y los pocos años de Carbón. La faz del negrito expresaba sumisión e inocencia, esa inocencia de los perros buenos y jóvenes, que no muerden ni gruñen.
Desembarazad las orejas de los que os las muerden y no os las hablan, y sólo os la sueltan sus bocas para despedazar y tragarse el consejo que viene a ellas.
Todos los leones salen de su guarida, todas las serpientes muerden, La oscuridad llega, la Tierra reposa en silencio, Cuando su Creador descansa en el horizonte.
Los cristianos griegos y los latinos eran irreconciliables enemigos en Constantinopla, y se perseguían estos esclavos unos á otros como perros que se muerden en la calle, y que separan á palos sus amos.
hemos visto algunos de éstos que se muerden y hacen gestos, y visajes que se pelan los salvajes, largando tamaña lengua; y entre nosotros no es mengua el besarlo, para medio contentarlo.