Ejemplos ?
Miles de personas a lo largo de todo el país me transmitieron su profunda preocupación por este tema, hay jóvenes que matan y mueren sin saber por qué, actuando bajo los efectos del paco y de la droga.
612.- Los ríos y todas las aguas que corren por cauces naturales, así como los lagos naturales, son bienes nacionales de uso público. También son bienes nacionales de uso público las vertientes que nacen y mueren dentro de una misma heredad.
Efectivamente, por más que se diga de un individuo, desde que nace hasta que muere, que vive y que es siempre el mismo, en realidad no se encuentra nunca en el mismo estado ni en la misma envolvente, sino muere y renace sin cesar en sus cabellos, en su carne, en sus huesos, en su sangre, en una palabra, en todo su cuerpo, y no solamente en su cuerpo, sino también en su alma; sus hábitos, costumbres, opiniones, deseos, placeres, penas, temores y todas sus afecciones no permanecen nunca los mismos; nacen y mueren continuamente.
Pero lo más sorprendente es que no sólo nacen y mueren en nosotros nuestros conocimientos de la misma manera (porque en este sentido cambiamos incesantemente), sino que cada uno de ellos en particular experimenta las mismas vicisitudes.
Así son igualmente las cabezas de los grandes jefes. Sólo la carne vuelve buena la cara, de donde, cuando mueren, el terror de los hombres a causa de las osamentas.
Pero hay ciertas cosas que tienen alma y no son animales. Pues bella opinión es que las plantas y los arbustos tienen alma, de donde resulta que decimos que viven y mueren.
Dios tiene dentro de El estos ejemplares de todas las cosas, y alcanza con su inteligencia al número y la manera de todo aquello que ha de hacerse; El está lleno de estas imágenes inmortales, inmutables, inagotables, que Platón llama Así los hombres sin duda mueren, pero la humanidad, según la cual el hombre se forma, queda y, mientras los hombres padecen y acaban, ella no padece nada.
25 El viento canta su pregón de otoño que nos socaba la hojarasca inerme y las cortinas que de amor se mueren sólo se asoman a balcones de odio.
(El que hace el bien es para lograr su propia alegría. Dichosos los animales que vienen sin saber que vienen, que viven sin saber que vienen, que mueren sin preocuparse por ello.
La vida así me viste y me desviste remolino de insomnios y de sierpes que sin matar me mueren las antorchas de mis días nocturnos.
Tal fin en existencias semejantes de tiempo inmemorial nadie aquí extraña: así mueren los genios en España; así murió Colón, así Cervantes.
El verano y de ordinario lleva poca agua, y corre recogido. Algunos veranos se seca del todo, y mueren de sed los ganados y los animales silvestres.