mover

(redireccionado de mueven)
También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para mover

Ejemplos ?
Sin ti tendrían asegurado el pan más de veinte familias proletarias Las mil piezas de la máquina se mueven, giran, se deslizan en diferentes sentidos, se juntan y se separan, descienden, suben, sudando grasas.
del vasto cajón del Arauca —praderas tendidas hasta el horizonte—, sobre la verdura de cuyos pastos apenas negrea una que otra mancha Reunión de reses que se mueven en la sabana.
Salgo del café, recorro las calles, y no puedo menos de entrar en las hosterías y otras casas públicas; un concurso crecido de parroquianos de domingo las alborota merendando o bebiendo, y las conmueve con su bulliciosa algazara; todas están llenas: en todas el Yepes y el Valdepeñas mueven las lenguas de la concurrencia, como el aire la veleta, y como el agua la piedra del molino; ya los densos vapores de Baco comienzan a subirse a la cabeza del público, que no se entiende a sí mismo.
Pues los hombres no se mueven, como animales, por puro instinto, ni tampoco, como racionales ciudadanos del mundo, con arreglo a un plan acordado, parece que no es posible construir una historia humana con arreglo a plan (como es posible, por ejemplo, en el caso de las abejas y de los castores).
La máquina gime a impulsos del motor, como si ella participase igualmente de la fatiga de su compañero de sangre y músculos: el hombre. Las mil piezas de la máquina se mueven, se mueven sin cesar.
Considero de nuestro más alto deber y de una fundamental ética revolucionaria de opinión, el honrar y defender a nuestros hombres, ya que fue su gesto oportuno, su energía constante y su leal modo de pensar lo que caracterizó momentos transcendentales de nuestra lucha social y que produjo a la postre las bases sobre las que actualmente se sustenta nuestra nacionalidad y sobre las cuales se mueven las actividades no sólo del Poder Público, sino las que desarrollan las masas trabajadoras haciendo posible su evolución y palpable el engrandecimiento nacional.
Entonces cuando uno ha vivido esas situaciones, y dice, bueno, qué soledad, a uno lo invade entonces Bolívar, desde la distancia, cuando dijo por allá: “Qué puede un pobre hombre contra el mundo.” Entonces, ahora, señores candidatos y candidatas de hoy, ustedes son los candidatos del pueblo, no de la burguesía local, de allá de oriente, o de occidente, o de donde sea pues, no se dejen atrapar, porque estoy seguro que ya los tentáculos burgueses se mueven, ufff, la burguesía...
¡Así ríen! Y sin apartar la vista de las mil piezas que se mueven a su frente, piensa, piensa, ¡piensa…! Piensa en aquellos pedazos de su corazón que le esperan en el humilde hogar.
Aquí está claramente expresado y no son razones jurídicas las que mueven a ubicar a estos trabajadores en el apartado B, son razones de desconfianza respecto de su conducta política y laboral.
Huelga la luz en las tupidas frondas; el viento canta en el manglar sombrío; y tiembla el junco entre las claras ondas. Junto al verde tablero del plantío mueven el sol sus cálices rosados las abiertas campánulas del río.
Y al que escandalice a uno de estos pequeños que creen, mejor le es que le pongan al cuello una de esas piedras de molino que mueven los asnos y que le echen al mar.
A mí ni me mueven promesas, ni me desmoronan dádivas, ni me inclinan sumisiones, ni me espantan finezas enamoradas; y, aunque de quince años (que, según la cuenta de mi abuela, para este San Miguel los haré), soy ya vieja en los pensamientos y alcanzo más de aquello que mi edad promete, más por mi buen natural que por la esperiencia.