mugir

(redireccionado de muge)
También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para mugir

bramar

Sinónimos

rabiar

Sinónimos

Ejemplos ?
Las vírgenes tebanas os imploran, De fiera servidumbre amenazadas. En torno a la ciudad muge una ola, Por el soplo de Ares encrespada, Una turba guerrera, De empenachada y hórrida cimera.
EL HIJO DEL PESCADOR.––¡Oíd!... ¡Qué rumor en los abismos! ¡Cómo muge el viento! Nunca sopló sobre las olas del lago tan furiosa borrasca.
Dolor a rienda suelta: la ciudad de cristal se empaña, cruje. Un tormentoso toro da una vuelta al horizonte y al silencio, y muge.
-Ahora se reúnen en una sola mesa, que se estira y retuerce y cada vez se acerca más. Muge el huracán, desplómanse las chimeneas, rómpense los cristales y el monstruo se enrosca y serpentea y sigue aproximándose.
Como, cuando en la jaula que contenga leona vieja ya curtida en guerra, para que el pueblo esparcimiento tenga, con ella un toro indómito se encierra, y ven los cachorrillos que a ellos venga altivo mientras muge y bravo yerra, y, en cuanto el cuerno con asombro miran, tímidos a una parte se retiran; mas si la madre contra él se lanza y en sus orejas clava el crudo diente, también ellos pretenden su matanza y, saliendo en su auxilio bravamente, muerde uno al toro el lomo, otro la panza: así contra el pagano hace esta gente.
odos duermen, y en el campo reina silenciosa calma, y sólo a intervalos muge, cuando del desierto avanza, el viento, a estrellar su furia en la sierra ecuatoriana; sobrecogida, despierta la selva, crujen las ramas y, cual si sintieran miedo, unas con otras se abrazan.
Tú sabes dónde airado se desata El ronco y polvoroso torbellino, Dónde muge la excelsa catarata, Por dónde el hondo mar se abre camino Mas ya en tu ocaso tocas y te alejas; Ante ese inmenso pabellón de grana, Cuán ciego sin tu luz ¡oh sol!
No es la voz de la tormenta Turbulenta Que muge con el turbión; Es el arpa que yo toco Cuando evoco Tu sueño con mi canción, Porque siempre en mi porfía, Yo velo en la noche umbría Suspirando a tu ventana ¡Mariana mía!
Pronto empezará a tener el cargo de ir de madrugada a campear y traer la manada de caballos, y a buscar la vaca lechera, cuyo ternero atado en el palenque, muge tristemente, y sacude con el hocico la trompeta con que lo tienen loco de hambre tantálico.
Hay una gota imponderable que corre y se encrespa y arde en todos mis vasos, pugnando por salir; que no está en ninguna parte y vibra, canta, llora y muge en mis cinco sentidos y en mi corazón; y que, por fin, afluye, como corriente eléctrica a las puntas...
Mira a esta suplicante, una errática fugitiva, como una ternera que perseguida por el lobo trepa a las rocas es­ carpadas, y allí, segura de defenderse, muge contando al bo­yero sus cuitas.
Luego se va precisando todo, el cielo se azula, se deshace la niebla, los tonos se acentúan, se hacen más intensas las verduras, se ve lo negro o lo rojizo de tal cual roca desnuda. Sólo se oyen los cantos de los pájaros y el ruido sordo y ahogado del torrente que muge en su cauce de piedras.