mugir


También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para mugir

bramar

Sinónimos

rabiar

Sinónimos

Ejemplos ?
Los de Zahara, silenciosos, o velaban o dormían; sólo en la villa se oían en la densa obscuridad, el agua de las goteras, el vago mugir del viento y el ronco y medroso acento de la negra tempestad.
Si tuerce amor desreglado Regio cetro alguna vez, Jamás ministro sagrado Por pasión o timidez Tuerza el báculo dorado. Esto se oyó del lamento, Pues cansado de dormir Sus alas agitó el viento Que sordo empezó a mugir.
En seguida erige los altares para los sacrificios nocturnos que han de hacerse al rey del Estigio y pone en las llamas las entrañas enteras de los novillos, derramando abundante aceite sobre ellas, cuando he aquí que, al despuntar el alba, empezó a mugir la tierra bajo los pies, retemblaron las selvas, y grandes aullidos de perros en las sombras anunciaron la llegada de la diosa.
Un vocerío de gorriones poblaba el jardín cercano, y vibraban las voces familiares, y el mugir de las vacas y el sonar de baldes y cacharros… –¡Niño, niño, vamos a tomar la leche cruda..!
Sucedió pues, que cuando ya el hijo de Anfitrión iba sacando de las majadas de su rebaño bien pastado, y se disponía a la partida, empezaron los toros a mugir, llenando con sus lamentos todo el bosque y las colinas que iban abandonando, a cuya voz respondió, mugiendo en la caverna, una de las becerras robadas, burlando así las esperanzas de Caco.
y de los hondos valles y collados el humo se alza ya de las cabañas; y el distante mugir de los ganados se oye, y la voz de montes y campañas; ¡y de la tierra la anchurosa escena de luz, de vida y de rumor se llena!
La noche en que llegaron a Marineda los siete toros destinados a la corrida, uno de los mejores mozos, que atendía por Cantaor, aunque presumo que jamás hizo sino mugir, a la salida del tren se escamó de los cohetes y bombas que, para solemnizar las fiestas, disparaban de continuo, y sin que hubiese medio de evitarlo, tomó las de Villadiego, dejando en la confusión que es de suponer a los encargados de custodiarlo y encerrarlo.
La desdeñosa niebla mancha la tierra, y desde el mar de Atlante, que alza y deprime sin mugir las olas, hasta el desierto que de tiendas puebla la caravana errante, do se alzan las pirámides a solas, tiendas también que abandonó en la arena una aurora, al partir, pueblo gigante, doquier la voz de los espantos suena, doquier se elevan tímidos los ojos.
Eran voces puras y ligeras, voces de mujeres en éxtasis unidas a las voces graves y fuertes de los hombres, de millares de voces tan poderosas, que el órgano no dominó el conjunto, a pesar del mugir de sus tubos.
Yo lo sé, y aunque ocupe el alto Olimpo, Y lance el rayo, entre el mugir del trueno, Nada le ayudará para librarse De ignominiosa ruina.
Y era aquel despertar por la mañana, cuando rompía el sueño el mugir de la vaca en la ventana, y el breve ordeñador iba al ordeño.
El gimncik de Mantaur era el de un minotauro, y a causa de ello Hallick tenía que vestir un traje de felpa que simulaba un toro y realizar burlas como mugir y cargar contra sus oponentes.
Cuando Heracles despertó y se dispuso a abandonar los pastos, el ganado que le quedaba empezó a mugir lastimero hacia la cueva, donde una vaca respondió.
Por el contrario, los países partidarios de la caza de ballenas intentan quitar importancia a estos cantos, arguyendo, por ejemplo, que son similares al mugir de las vacas.