nostalgia


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para nostalgia

añoranza

Sinónimos

Sinónimos para nostalgia

añoranza

Ejemplos ?
Los soldados convalecientes paseaban: La fiebre les había descarnado las mejillas y hundido los ojos: A la luz del amanecer parecían espectros: Casi todos eran mozos aldeanos enfermos de fatiga y de nostalgia.
No produjo música sacra en razón de sus ideas, pero fue un romántico que supo cantar al amor y a la mujer, a la nostalgia, a las alegrías y penas de la vida, así como a la poesía y tristeza de los ratos perdidos.
Pero si Dios, en sus inescrutables designios, tuviese decidido lo contrario; si mis ojos no han de ver más ese cielo que me hace encontrar pálidos todos los otros; si he de morir lejos de esta tierra bendita, cuya nostalgia me acompaña por todas partes, aún así no sería una palabra vana aquel grito de mi corazón.
Calles re quebrajadas, como surcos de agonía; atrapan en sus repliegues, vestigios de lozanía. Tristeza, nostalgia y pesar, pobreza que oculta la herida; de haber sido privada, de oportunidades más dignas.
Y en el vaivén sutil de la nave, el comedor adquiere un nuevo brío, se ha vestido casi de "Fonda", para celebrar con el amigo Llegando así los comensales, a amainar aquí el olvido; encontrándose con la nostalgia, de aquel Chile que ha perdido.
LOS ANTICUARIOS El pasado y el presente, consiguen aquí coexistir; en la exhibición que recrean, los Domingos y el festín. Esta en la Plaza O’Higgins, entre Victoria y Uruguay; donde un agradable recorrido, a la nostalgia vivirás.
Desde este entrañable Puerto, ellas deben procurar; deleitar a los chilenos, con un año nuevo desde el mar. "Estoy afinando mi bajo, para la entrada triunfal; pero igual siento nostalgia, por este año que se va".
La nostalgia terrible de una vida perdida, El fatal sentimiento de haber nacido tarde, O la ilusión inquieta de una mañana imposible Con la inquietud cercana del dolor de la carne.
¡Allí sí que se divierte uno!... –y suspiró con nostalgia. Aquel día íbamos a cenar a Puygarrig, a casa de los padres de la novia.
Se deja oír fugaz, medio borrosa la nostalgia quimérica de un piano que despereza en su reír profundo la silenciosa fronda luminosa.
Desde Civita-Vecchia, el cónsul literato expresa su nostalgia de las señoritas de Montijo, sus dos amigas de catorce años, sus dos encantadoras españolas.
No sin melancólica nostalgia el estadista guayaquileño Vicente Rocafuerte, de la generación que ya actuaba en 1810, escribía en 1844 evocando el buen tiempo pasado: “ En aquella feliz época todos los americanos nos tratábamos con la mayor fraternidad.