obedecer


También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para obedecer

someterse

Sinónimos

Antónimos

Ejemplos ?
¿No opinas que sólo lo que es divino está capacitado para mandar y que lo que es mortal es apropiado para obedecer y ser esclavo?
Pero ¿no convinimos antes que el alma, siendo una armonía, no puede nunca tener más sonido que el de los elementos que la tensan, la sueltan y la agitan, ni sufrir más modificaciones que las de los elementos que la componen, a los que necesariamente tienen que obedecer sin nunca poderles mandar?
Yo me sentí ofendida y avergonzada a la vez, pero ... nomás de pensar en lo difícil de encontrar buenos empleos, tuve que obedecer.
Gracias a estos bellos discursos, la sabiduría toma raíz en las almas, y, una vez arraigada y viva, nada más fácil que procurar la salud a la cabeza y a todo el cuerpo.» Enseñándome el remedio y las palabras, «acuérdate, me dijo, de no dejarte sorprender para no curar a nadie la cabeza con este remedio, si desde luego él no te ha entregado el alma para que la cures con estas palabras; porque hoy día, añadía, es un error de la mayor parte de los hombres el creer que se puede ser médico de una parte sin serlo de otra.» Me recomendó mucho que no cediera a las instancias de ningún hombre, por rico, por noble, por hermoso que fuese, y que no obrase jamás de otra manera. Yo lo he jurado, estoy obligado a obedecer, y obedeceré infaliblemente.
Pizarro, por patriotismo o mayor serenidad de pensamiento, no quiso ir tan lejos. Estaba resuelto a mantenerse en rebelión hasta que se modificara la ordenanza, pero sin dejar de obedecer al rey de las Españas.
Después de una serie de manifestaciones bastante veladas sobre el propósito independizador, le dice concretamente que conviene ayudar a Valdivia, para que este cuide el estrecho de Magallanes, que le manden equipos y alimentos, que si consigue que Valdivia lo acompañe, “nos tendrán aquí de pie hasta dentro de mil años, a pesar de reyes…” Sobre la sensación producida por las Ordenanzas de 1542 un cronista de la época aporta este documento: “Letrados hubo que afirmaron como no incurría en deslealtad ni crimen por las no obedecer cuanto más que suplicar de ellas diciendo que no las quebrantaban...
Tenemos una historia completa de la revolución de los comuneros; dice el cronista Lozano, refiriéndose a la propaganda de Mompox: ”Mompox hablaba del poder del común de cualquier república, ciudad, villa o aldea, enseñando que era más poderoso que el mismo rey, y que en manos del común estaba admitir la ley o el gobernador que le gustasen, porque aunque se lo diese el Príncipe, si el común no quería, podía justamente resistirse y dejar de obedecer.
Y al ver que ésta, no obstante lo excesivamente galante del adjetivo, no parecía dispuesta a acatar su mandato, hízola obedecer haciendo rebotar una piedra en su torso reluciente.
Cada Estado Parte prohibirá las órdenes o instrucciones que dispongan, autoricen o alienten las desapariciones forzadas. Cada Estado Parte garantizará que la persona que rehúse obedecer una orden de esta naturaleza no sea sancionada.
Celia: Venid, señora. Leonor: ....................Tus pasos, sigo, ¡ay de mí!, pues es fuerza obedecer a los hados. Vanse Celia y doña Leonor.
No lo escuchen, pues de hacerlo ese intruso mortal los arrebatará de mi lado.- y los trompeteros y demás músicos celestiales se esforzaban por obedecer.
No se desdeña de obedecer en algo quien todo lo ilustra y lo cría; y con tal manera se gobierna, que ni del todo obedece, ni con soberbia se resiste.