obsidiana


También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para obsidiana

espejo de los Incas

Ejemplos ?
para realizar punzones, agujas y adornos, mientras se seguían utilizando las mismas herramientas líticas (o de otros materiales) del Neolítico, ya que los artefactos metálicos eran menos eficaces que los de sílex u obsidiana.
la flecha, de unos dos tercios de largo del arco era sumamente fina. La punta de la flecha por lo general era de obsidiana o eran tostadas en la punta agudizada.
En Englefiel, en los fiordos del sur de Chile, comienza la primera ocupación. Entre el 6500 y el 5500 a. C. en la aldea de Çatalhöyük (Turquía), los habitantes comercian con la obsidiana. 7500 a. C.
Aparte del control de la producción de especia melange en Arrakis, la Casa Harkonnen posee otras industrias importantes como la extracción de obsidiana azul, la cerveza negra Harkonnen o las plantaciones de tubérculos Krall.
Sin embargo, carece de muchos de los materiales que son característicos de los objetos de estilo olmeca encontrados en esta zona y en otras partes de Mesoamérica. Entre ellos se incluye la obsidiana, el jade, la serpentina y el cinabrio.
Cuando los primeros colonos llegaron a América descubrieron varias minas explotadas de obsidiana, sílex y otros minerales, que les fue imposible transportarlos a Europa debido a la complejidad de los terrenos.
Sus representaciones eran pintadas con un tipo especial de tintes con reflejos metálicos; solía aparecer representado con una franja negra en el rostro y un espejo de obsidiana en el pecho...
(-El lugar es en las alturas de Puerta Barrancas antes de internarse por Cajón de los Nevados desde donde pueden observarse las manchas oscuras de las rocas de obsidiana que por una primitiva erupción taponaron el desagüe de la laguna Fea hacia Chile y la obligaron a volcarse hacia el Barrancas.
Los perseguidores se miraron afirmativamente y exclamaron: -¡Es ése! Enseguida lo capturaron y lo partieron en dos con un filoso cuchillo de obsidiana.
Cuando los engendrados entraron después en la Mansión de Obsidiana, la segunda prueba de Xibalbá, habían ordenado que fuesen atravesados de parte a parte por las flechas; que esto sucediera prontamente en sus corazones: que muriesen en sus corazones; pero no murieron.
Venía la viuda de vuelta del mercado con el sirviente detrás, sin manos para sujetar toda la compra de jarros de Cholula y de Guatemala; de un cuchillo de obsidiana verde, fino como una hoja de papel; de un espejo de piedra bruñida, donde se veía la cara con más suavidad que en el cristal; de una tela de grano muy junto, que no perdía nunca el color; de un pez de escamas de plata y de oro que estaban como sueltas; de una cotorra de cobre esmaltado, a la que se le iban moviendo el pico y las alas.
En el hórrido combate, NEZAHUALCOYOTL decía entusiasmado: Esmeraldas, turquesas, son tu greda y tu pluma, oh, IPALNEMOHUANI, ya se sienten felices los príncipes con florida muerte a filo de obsidiana.