ocultar

(redireccionado de ocultaste)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para ocultar

Sinónimos para ocultar

esconder

Sinónimos

Ejemplos ?
Cuando te hizo ver que, rodeado por los satélites de Seyano, no le quedaba otro camino para librarse de la servidumbre, sin alentar su designio, vencida, le devolviste las armas y derramaste lágrimas: verdad es que en público las ocultaste, pero no las escondiste bajo alegre frente; y esto en un siglo en que era grande muestra de piedad no hacer algo impío.
Te metiste debajo de la sala del Mío Cid el Campeador, Te ocultaste, Fernando, por menos vales hoy, Rodeamos la sala por proteger a nuestro señor, Hasta que Mío Cid despertó, el que Valencia ganó, Salió de la sala y fue al león, El león bajó su cabeza, a Mío Cid esperó Cuando volvió el buen Campeador, Vio a sus vasallos alrededor.
Porque, dicen, ¿qué quiere decir aquello: «¡Cuán grande es muchedumbre de tu dulzura, Señor que ocultaste a los que te temen», sino que entendamos que por este temor escondió Dios una tan grande tan secreta dulzura de su misericordia?
Mas, para que conozcan estos impíamente misericordiosos qué es lo quiere decir la Escritura: «¡Cuán grande es la múchedumbre de tu dulzura, Señor, la que ocultaste a los que te temen!», lean también lo que sigue «Y la manifestaste a los que esperan en ti.» ¿Qué quiere decir ocultársela los que te temen y la manifestaste a lo que esperan en ti, sino que a los que por temor de las penas (como los judíos) quieren autorizar y establecer si justicia, que es la de la ley, no es dulce y suave la justicia de Dios, porque no la, conocen?
Así que Dios permitió que a todo así a los gentiles cómo a los judíos «a quienes antevió y predestinó hace los conformes a su Hijo», los comprendiese la incredulidad, para que, mediante la penitencia, confusos de la amargura de su incredulidad y convirtiéndose por la fe a la dulzura de la misericordia de Dios, entonasen aquel cántico del real Profeta: «¡Cuán grande es la abundancia de tu dulzura Señor, que ocultaste a los qué te teme y manifestaste a los que esperan, no en sí mismos, sino en ti!» Compadécese, pues, de todos los vasos de misericordia.