osadía


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para osadía

Sinónimos para osadía

Ejemplos ?
Cundiendo esta desolación, a lo largo de la vía; más allá de lo deseado, no viéndose donde termina. Subiendo por las terrazas, alzándose con osadía; como mala yerba se adueña, de sus casas, de sus vida.
-Esa no es una razón- le repuse-: si él se arruina, nada, nada se habrá perdido en concederle lo que pide; él llevará el castigo de su osadía o de su ignorancia.
DOÑA BEATRIZ Hombre, ilusión o fantasma, que, a pesar de mi despecho, me sigue más tu osadía que tu pasión, pues es cierto que no cabe en amor noble lo vil del atrevimiento, ¿qué intentas?
Ella desconocía los ingredientes, para conquistar una pasión; le faltó saber mezclar, la receta de rigor: 7 cucharaditas de amor propio, 3 tazas de gran valor, 5 claras bien revueltas, para no obnubilar la razón, 1 tarro de sangre fría, para mantener el control, 1 pizca de osadía, necesaria en la ocasión; y espolvorear azúcar a gusto cuando la angustia se presentó.
Después añadió, con una modestia comparable sólo a la sinceridad de que era hija: «No choque a nadie la osadía (sic) con que he aceptado el cargo de presidente del Consejo de ministros, porque desde que salí de Londres sabía lo que me esperaba (como si alguno lo dudara).
Nos consta también que un personaje que a él perteneció tiene la osadía de pasearse por Madrid a ciertas horas de la noche desde la calle A a la plazuela de B, y se le conoce por el cuidado con que se recata, a fuer de criminal, de todo transeúnte.
Viuda desde hacía dos años y medio, la osadía elegante de su toca orlada de violetas y el corte juvenil de su traje de pana morada con ribetes de piel, decían a voces, más que el alivio, el olvido del dolor.
Un adolescente es un ser con características propias: expectación, duda, ingenio, atrevimiento, ocurrencias geniales, poemas de amor, ensoñaciones, osadía, malicia inocente, vergüenza, erotismo, sed de ternura, anhelo de comprensión, deseo de conocer, ser tomado en cuenta, llevar la contraria, ensimismamientos, lágrimas furtivas, ansias de impregnarse con la vida, de rebelarse, de cantar, de gritar, de correr, de bromear, de aventurar, de probar sus fuerzas, de investigarse.
Sus cuerpos eran robustos y vigorosos y sus ánimos esforzados, lo que les inspiró la osadía de subir hasta el cielo y combatir contra los dioses, como Homero lo ha escrito de Efialtes y de Otus.
Refleja en su rostro una cierta y desconocida transformación. La timidez se ha vuelto seguridad. La vergüenza, osadía. Algunos lo miran como si quisieran sonreírle.
Demás de esto, como la mayor parte de las contumelias hacen los insolentes y soberbios y los que se avienen mal con su felicidad, viene a tener el sabio la sanidad y grandeza de ánimo con que rechaza aquel hinchado afecto, siendo esta virtud tan hermosa que pasa por todas las cosas de esta calidad como por vanas fantasías de sueños y como por fantasmas nocturnos, que no tienen cosa alguna de sólido y verdadero; y juntamente se persuade que todos los demás hombres le son tan inferiores, que no han de tener osadía a despreciar las cosas superiores a ellos.
Como estaba escrito en sánscrito, antigua lengua sagrada de aquel país misterioso, el librero no tuvo reparo en casi regalárselo. Monsieur Goduá, como le decían en Francia, aún tuvo la osadía, como buen mexicano, de regatear: -Déjamelo más barato.