penar

(redireccionado de penando)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo

Sinónimos para penar

sancionar

padecer

Sinónimos para penar

Ejemplos ?
El fantasma de Catalina no permitirá que Heathcliff destruya ese amor, aparece cada noche por Cumbres Borrascosas gritando con penuria ¡Heathcliff, Heathcliff déjame entrar!, déjame entrar! llevo veinte años penando por estos páramos y tengo frío!
Si porque te quiero, quieres, Llorona, Quieres que te quiera más, Si ya te he dado mi vida, Llorona, ¿Qué más quieres, quieres más? Ay de mí, Llorona, Llorona, Llorona, mi cielo lindo, Ayer te vi penando, Llorona, Debajo de un tamarindo.
Sólo está 3 años en la máxima categoría y regresa a la Second Division, donde el Nottingham permanecerá durante décadas penando por la parte baja de la tabla.
(Hablando aparte con su amo) ¿Muere, o no? CONDE. Viva, pues vive penando. = (Sale HERNANDO .) ( HERNANDO, GARCIA, el CONDE, LEONARDO .) HERNANDO .
Yo no sé, dulce sombra, desde cuándo, no sé dónde, visión, te uniste a mí; conmigo estás desde que estoy penando; junto con el dolor te conocí.
Establecer la adecuada protección de los animales y especies vegetales útiles, la forestación y reforestación en las explotaciones arbóreas, penando los daños y destrucciones innecesarias que sobrepasen en amplitud el margen expresamente autorizado; 45.
Esté callando o hablando, Haga fruto o no le haga, Muéstreme la Ley mi llaga, Goce de Evangelio blando; Esté penando o gozando, Sólo Vos en mí viví, ¿Qué mandáis hacer de mí?
Nos dio la risa, los sueños, los alimentos, nuestra fuerza y nuestra robustez, y finalmente el acto de amor y la amistad, que hacen siembra de gente y nos limpia de basuras, TLAZOLTEOTL. Todo esto embriaga la vida en la tierra, de modo que no se ande siempre penando.
Establecer la adecuada protección de los animales y especies vegetales útiles, la forestación y reforestación en las explotaciones arbóreas, penando los daños y destrucciones innecesarias que sobrepasen en amplitud el margen expresamente autorizado.
Lleguéme por ver lo que había y vi en una cueva honda (garganta del Averno) penar muchos, y entre otros un letrado revolviendo no tanto leyes como caldos; un escribano comiendo solo letras que no había querido solo leer en esta vida; todos ajuares del infierno, las ropas y tocados de los condenados, estaban prendidos, en vez de clavos y alfileres, con alguaciles; un avariento contando más duelos que dineros; un médico penando en un orinal, y un boticario en una melecina.
Pero diome risa ver unos taberneros que se andaban sueltos por todo el infierno, penando sobre su palabra, sin prisión ninguna, teniéndola cuantos estaban en él.
Estaba Taisnerio con su libro de fisonomías y manos penando por los hombres que había vuelto locos con sus disparates y reíase, sabiendo el bellaco que las fisonomías no se pueden sacar ciertas de particulares rostros de hombres, que o por miedo o por no poder no muestran sus inclinaciones y las reprimen, sino solo rostros y caras de príncipes y señores sin superior, en quien las inclinaciones no respetan nada para mostrarse.