penitenciaría


También se encuentra en: Diccionario.
  • sustantivo

Sinónimos para penitenciaría

Ejemplos ?
O todos somos delincuentes siempre. Tomado de: Escalas (Escalas melografiadas), Talleres Tipográficos de la Penitenciaría, Lima, 1923.
He conservado toda mi vida un terror instintivo a la prisión jamás he visitado una penitenciaría sin un secreto deseo de encontrarme en la calle.
Se os dará una cuenta menuda de ellas en la memoria ministerial respectiva, y por ahora me limito a anunciaros que me han merecido una especial solicitud la penitenciaría y las cárceles departamentales.
En el centro de su bóveda hay una claraboya, idéntica a la que se ve en la Penitenciaría de San Pedro en Lima, y cerca de ella un agujero por el que pasa la soga de la campana con que se llama a misa a los fieles.
El plan adoptado, creando en ellos hábitos de industria, convertirá en miembros útiles a la sociedad, los delincuentes y malhechores que la infestan. La penitenciaría de Santiago, cuya construcción toca a su término, llenará este objeto.
Y, al difuso fulgor de la pantalla, parecióme ver animarse a ambos lados del agitado mozo, dos idénticas formas fugitivas, elevarse suavemente por sobre la cabeza del amante, y luego confundirse en el alto ventanal, y alejarse y deshacerse entre un rehilo telescópico de pestañas. Tomado de: Escalas (Escalas melografiadas), Talleres Tipográficos de la Penitenciaría, Lima, 1923.
Del ejercicio profesional, fomento del empleo y policía del trabajo. De seguridad pública, policía y penitenciaría. Considerada en los artículos 124 y 125 de la Constitución Nacional.
Pobre hombre. Fue condenado a nueve años de penitenciaría, por ser uno de los coautores de un homicidio. Cuando se aleja de nosotros el atento, Solís me inquiere sorprendido: –¡Cómo!
Muy distante ya, se la espanta varias veces. Tomado de: Escalas (Escalas melografiadas), Talleres Tipográficos de la Penitenciaría, Lima, 1923.
No se contentaba con verle condenado a quince años de penitenciaría y arrastrar a su familia a una ruina clamorosa: llevaba su sed de venganza aun más abajo.
Y el loco narrador de aquella historia, perdióse lomo a lomo con su enfermero que le guiaba por entre los verdes chopos del asilo; mientras el mar lloraba amargamente y peleaban dos pájaros en el hombro jadeante de la tarde... Tomado de: Escalas (Escalas melografiadas), Talleres Tipográficos de la Penitenciaría, Lima, 1923.
CAPÍTULO IV Artículo 80.- La ciudadanía se suspende: 1º) Por ineptitud física o mental que impida obrar libre y reflexivamente. 2º) Por la condición de legalmente procesado en causa criminal de que pueda resultar pena de penitenciaría.