pensar

(redireccionado de penséis)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo
  • locución

Sinónimos para pensar

razonar

Sinónimos

imaginar

Sinónimos

intentar

Sinónimos

ni pensar

Sinónimos

  • ni hablar

Sinónimos para pensar

decidir

Ejemplos ?
pero a quien me niegue ante los hombres, le negaré yo también ante mi Padre que está en los cielos. 10.34. No penséis que he venido a traer paz a la tierra. No he venido a traer paz, sino espada.
Entendedlo bien: si el dueño de casa supiese a qué hora de la noche iba a venir el ladrón, estaría en vela y no permitiría que le horadasen su casa. 24.44. Por eso, también vosotros estad preparados, porque en el momento que no penséis, vendrá el Hijo del hombre. 24.45.
Con todo no penséis, señores, que me extiendo al suscribir a estos conceptos, sobre la literatura de nuestros conquistadores, hasta llegar a mirar en menos su hermoso y abundante idioma.
En esto estábamos cuando, muy estirado y con gran ceño, emparejó otro muerto conmigo, y dijo: -Volved acá la cara, no penséis que habláis con Juan de la Encina.
Así que la virtud no debe caminar detrás del honor, de la gloria y del mando, que los buenos apetecían y adonde pretendían llegar por buenos medios, sino que estas cualidades deben seguir a la virtud; porque no es verdadera virtud, sino la que camina a aquel fin donde está el sumo bien del hombre, y así los honores que pidió Catón no los debió pedir, sino que la ciudad estaba obligada a dárselos por su virtud, sin pedirlo; pero habiendo en aquel tiempo dos personas grandes y excelentes en virtud, César y Catón, parece que la virtud de Catón se aproximó más a la verdad que la de César; por lo cual, en sentir del mismo Catón, veamos qué tal fue la ciudad en su tiempo, y qué tal lo fue antes. «No penséis...
11 Y cuando os trajeren para entregaros, no premeditéis qué habéis de decir, ni lo penséis: mas lo que os fuere dado en aquella hora, eso hablad; porque no sois vosotros los que habláis, sino el Espíritu Santo.
44¿Cómo podéis vosotros creer, pues tomáis la gloria los unos de los otros, y no buscáis la gloria que de sólo Dios viene? 45 No penséis que yo os tengo de acusar delante del Padre; hay quien os acusa, Moisés, en quien vosotros esperáis.
33 Y cualquiera que me negare delante de los hombres, le negaré yo también delante de mi Padre que está en los cielos. 34 No penséis que he venido para meter paz en la tierra: no he venido para meter paz, sino espada.
DEL MADERO QUE CRECIÓ POR LA ORACIÓN DEL SANTO Hablo de aquel madero que, labrado por la mano de los operarios, llevó para que sirviese en la construcción de un granero, y que, medido con los otros que en la obra se habían empleado, resultó más corto que los demás : lo cual, advertido por el Santo, mandó a los carpinteros que comiesen con ánimo tranquilo, y él se retiró a implorar la misericordia del Creador; y habiendo concluido a la hora de sexta su oración, hecha como solía, y aun de un modo especial, entendió que había conseguido lo que deseaba, y volviendo a los trabajadores, les dijo: «No penséis que habéis perdido el jornal porque resulte inútil el trabajo que tuvisteis al labrar el madero: colocad lo donde le corresponde».
Ahora montad e id delante, mas id por mejor talante por la estrella de Belén. Y si queréis desde ahora que mi cólera no estalle, olvidaos de este valle y no penséis en Aurora.
No penséis en las fieras, ni en las aves de rapiña, ni en el fuego, ni en los tormentos; ni os precipitéis tampoco a condenarla a las tinieblas de una temprana muerte.
Tomad, preciosa perla, este segundo papel y este escudo segundo que va en él, sin que os pongáis a pensar si soy poeta o no; sólo quiero que penséis y creáis que quien os da esto quisiera tener para daros las riquezas de Midas.