Ejemplos ?
Así pensaban todas, y entretanto, cada una procedía a su modo y encaraba a su manera la solución de los problemas que agitaban perpetuamente la realidad de una democracia en formación.
Cuando los revolucionarios de 1910 y 1913 volvemos los ojos al pasado y recordamos cómo eran entonces los trabajadores de nuestro país, cómo vegetaban, cómo pensaban, cómo sufrían los abusos del patrón y las injusticias de las autoridades; cuando pensamos que precisamente su triste estado nos hizo reaccionar, rebelándonos contra el Poder público que tales cosas permitía, y ahora, al cabo de veinticinco años, contemplamos el resultado del movimiento emancipador que emprendimos como un deber elemental y como un sueño patriótico, nos sentimos dichosos, no tanto por haber sido pionners de aquella lucha, sino por verla coronada con el éxito.
Aprendía su idioma, tomaba sus maneras, y como era joven, hermoso y amigo de instruirse, Lucía y Sebastián habían tomado a su cargo esta voluntaria tarea. Amaban al cacique como a un hermano, y pensaban ambos esposos completar su obra casándolo con una joven española.
¿Porque hubiese hecho leyes revolucionarias? ¡No!, sino porque pensaban que las iba a hacer. ¿Cuál no será entonces la actitud de nuestros enemigos internos, y sobre todo de nuestros enemigos externos, cuando esas leyes comiencen a hacerse?
La paz pareció volver a reinar, no obstante dentro de las almas mexicanas latía el temor por lo que algunos pensaban: realezas imperiales de un príncipe extranjero, traído por los nostalgiosos y despistados mestizos.
Y esto era lo que pensaban los fundadores de TENOCHTITLAN y lo que deseaban compartir con sus hermanitos los HUEJOTZINCAS, los TLAXCALTECAS, los XOCHIMILCAS, los COLHUAS, los TEPANECAS, los TLALHUICAS, los CHALCAS.
¡Siempre agradecer! Así pensaban nuestros abuelos aztequitas, oh pequeños capullos que me atienden, gratitud a todos los vestuarios del TEOTL.
Es lo que está haciendo nuestra generación, en este momento, en la Argentina. Alguien les preguntó qué pensaban, ¿cómo la vivieron?, No.
Quienes no alcanzaron a escapar, fueron hechos prisioneros y repartidos como animales entre los bárbaros POPOLOCAS que no entendían nuestro mundo, aunque a su vez, pues en lugar de rendirle gratitud a nuestra reverenda madre padre la Naturaleza, TONANTZIN NONANTZIN, o al TEOTL, la energía creadora por la cual todos vivimos en comunidad, IPALNEMOHUANI, TLOQUE NAHUAQUE, y a sus manifestaciones, el agua, el viento, el sol, el maíz, las flores, los honguitos de la inspiración, el árbol cósmico, ellos adoraban a hombres y mujeres que les llamaban santos, pero que con el pretexto de algo llamado por ellos, demonio, algunos como Santiago, el apóstol, usaban espadas. Y como los españoles pensaban que todo lo nuestro era obra del diablo...
Ahora podría continuar mi relato tranquilamente, pero la imagen de Clara se presenta ante mis ojos tan llena de vida que no puedo apartarla de mí, como me pasaba siempre que me miraba dulcemente. No podía decirse que Clara fuese bella, esto pensaban al menos los entendidos en belleza.
Desde que este Honorable Congreso aprobó la ley de movilidad jubilatoria, que nos costó sangre, sudor y lágrimas –muchos pensaban que estábamos haciendo trampa y que no les íbamos a aumentar, que era toda una cosa para quedarnos con la plata– las jubilaciones aumentaron 300 por ciento.
A Lucía le parecía cierto que se hallaba lejos de los bárbaros, en su amada España, y olvidándose de que estaban entre los indios, no pensaban en el peligro que corrían si eran por casualidad descubiertos.