pensar

(redireccionado de pensaras)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • verbo
  • locución

Sinónimos para pensar

razonar

Sinónimos

imaginar

Sinónimos

intentar

Sinónimos

ni pensar

Sinónimos

  • ni hablar

Sinónimos para pensar

decidir

Ejemplos ?
Por estas razones trabajan los verdaderos filósofos para adquirir la fortaleza y la templanza y no por las otras razones que el pueblo se imagina. ¿Pensaras tú acaso como ése?
En el margen debajo de la piedra había manzanas y uvas, que colgaban labradas muy artificiosamente: las cuales el arte, imitadora de la natura, explicó y compuso semejantes a la verdad; pensaras que viniendo el tiempo de las uvas, cuando ellas maduran, que podrás coger de ellas para comer.
Pero en el momento en que te escribí pensaba que para ti y para mí sería bueno, sería propio, sería acertado no aceptar la historia que tu padre había presentado a través de sus abogados para edificación de un mundo filisteo, y por eso te pedí que pensaras y escribieras algo que se acercara más a la verdad.
No serías tú mi hermano si pensaras de otro modo; pero, te lo ruego, dame unos pocos detalles tanto sobre el físico de ese hombre como sobre sus placeres contigo.
TIRESIAS Cuando un hombre prudente tiene en el hablar buen principio, no es gran cosa hablar bien, mas tú tienes la lengua rápida como si pensaras, y en tus palabras no hay razones.
Naturalmente, yo no sé todavía en qué consiste esa idea fija, pero es curioso, lo que nunca se me ocurrió fue que vos pensaras en quitarme mi mujer...
Esto mismo, dijo Simmias. Mira, querido mío, si pensaras como yo, porque ello nos daría mucha luz para lo que buscamos. ¿Te parece propio de un filósofo buscar lo que se llama el placer, como el comer y beber?
Reñía una casada a su marido porque no estaba bien favorecido de la naturaleza, y a gritos le decía: -Fue grande picardía que con tan chica pieza pensaras casarte y engañarme puesto que no puedes contentarme.
Salicio Albanio, si tu mal comunicaras con otro que pensaras que tu pena juzgaba como ajena, o qu’este fuego nunca probó ni el juego peligroso de que tú estás quejoso, yo confieso que fuera bueno aqueso que ora haces; mas si tú me deshaces con tus quejas, ¿por qué agora me dejas como a estraño, sin dar daqueste daño fin al cuento?
Salicio Tratara de una parte que agora sólo siento, si no pensaras que era dar consuelo: quisiera preguntarte cómo tu pensamiento se derribó tan presto en ese suelo, o se cobrió de un velo, para que no mirase que quien tan luengamente amó, no se consiente que tan presto del todo t’olvidase.
En un soneto de loca idolatría, dice Shakespeare: Los cielos al crearte decretaron que en tu rostro amor dulce moraría: comoquiera pensaras o actuaras tus miradas dulzor sólo dirían.
Alrededor de ella estaban sus lebreles, hechos del mismo mármol, que parecía que amenazaban con los ojos: las orejas alzadas, las narices y las bocas abiertas; y si cerca de allí ladraban algunos perros, pensaras que salen de las bocas de piedra.
Tras de ésta salió otra, que luego pensaras que era Minerva, la cabeza cubierta con un yelmo resplandeciente, y encima del yelmo una corona de ramos de oliva, con una lanza y una adarga, meneándola a una parte y a otra, como cuando ella pelea.