pecar

(redireccionado de pequé)
También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para pecar

faltar

Sinónimos

Ejemplos ?
19¿Hasta cuándo no me dejarás, Ni me soltarás hasta que trague mi saliva? 20 Pequé, ¿qué te haré, oh Guarda de los hombres? ¿Por qué me has puesto contrario á ti, Y que á mí mismo sea pesado?
12 Porque tú lo hiciste en secreto; mas yo haré esto delante de todo Israel, y delante del sol. 13 Entonces dijo David á Nathán: Pequé contra Jehová.
27 El mira sobre los hombres; y el que dijere: Pequé, y pervertí lo recto, Y no me ha aprovechado; 28 Dios redimirá su alma, que no pase al sepulcro, Y su vida se verá en luz.
Pregúntenselo ustedes, cuando sean grandes, al señor arzobispo o al canónigo Cucaracha, que no me dejarán por mentirosa. No fue, pues, la beata quien me sanó, sino el demonio, Dios me lo perdone, que si pequé fue por ignorancia.
Por lo mismo que yo pequé, no quiero que otros pe- quen pintando mujeres, como dijo un poeta rancio, con barba esdrújula, boca seguidilla, nariz romance, cara redondilla, pecho hermoso en plural, ojos sonetos, y, en fin, un todo de los más perfetos.
17(21-18) Y dijo David á Dios: ¿No soy yo el que hizo contar el pueblo? Yo mismo soy el que pequé, y ciertamente he hecho mal; mas estas ovejas, ¿qué han hecho?
Entonces el ángel de Jehová estaba junto á la era de Arauna Jebuseo. 17 Y David dijo á Jehová, cuando vió al ángel que hería al pueblo: Yo pequé, yo hice la maldad: ¿qué hicieron estas ovejas?
«Don Julio, usté no es negao pero tiene un gran defeto, en eso sí, lo respeto y allí el punto me ha ganao; es, que es más enamorao, que el gayo entre las gayinas, y no es condición muy fina pa quien tiene que mandar, y siempre debe pensar que el poder no es chamuchina.» «No me toqués que te pego, (la mugre dice al engrudo), usté es más juerte y más rudo para floriarse a ese juego, pero a veces se hace el ciego y es como gato de noche, ¡sino cuando andaba en coche con una que le saqué! Y si esa vez yo pequé usté peca a troche y moche.
Cuando pensé que al mismo sol subía, con todo el edificio dí en el suelo. Erré, mas no pequé; soy castigado; que es con el Rey un yerro gran pecado.
6 Porque aunque soy basto en la palabra, empero no en la ciencia: mas en todo somos ya del todo manifiestos á vosotros. 7¿Pequé yo humillándome á mí mismo, para que vosotros fueseis ensalzados, porque os he predicado el evangelio de Dios de balde?
El príncipe ya había sido proclamado rey y libre de la decisión matrimonial, pidió la mano de Doña Catalina quien sonriente aceptó y sonrió ingenua a su afligida madre que sospechaba el secreto. (No pequé, solo solucioné un pequeño quebranto.)- pensó la nueva reina al jurar su aceptación como esposa del joven rey.
Trémula, medrosa, ahogada, la frente contra la tierra, el rostro entro las dos manos, clamó acelerada ella: —¡Callad, padre, y si pequé, imponedme penitencia!— En esto alzó la cortina don Mendo, que tal oyera, y asiéndola del cabello, la dijo:— ¡Pues que confiesas que cometiste la culpa, sufre, traidora, la pena!