percatarse


También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con percatarse: percatarse de
  • pronominal

Sinónimos para percatarse

advertir

Sinónimos

Ejemplos ?
ALGUNOS IMBECILES, CREYENDOSE INSTRUMENTOS DEL DESTINO, SE LANZARAN SOBRE LAS NUEVAS CUESTIONES SIN PERCATARSE DE QUE NO COMPRENDEN NADA DE LO QUE QUIEREN DISCUTIR.
WEEDDLEDUM Y TWEEDLEDEE Ambos estaban parados bajo un árbol, con el brazo por encima del cuello del otro y Alicia pudo percatarse inmediatamente de cuál era quién porque uno de ellos llevaba bordado sobre el cuello «DUM» y el otro «DEE».
Se busca una nueva concepción del arte, sin percatarse de que, para ello, es necesario modificar las sociedades que han agotado sus recursos estéticos o ir al encuentro anticipado de lo advenidero.
Se buscan nuevas concepciones en el arte sin percatarse de que para ello, es necesario modificar la sociedades que han agotado sus recursos estéticos, su capacidad para expresar la belleza en planteamientos acordes con los momentos actuales y no se va siquiera en intentos, al encuentro anticipado de lo advenidero.
Y es que siempre un baño en muchedumbre humana, un perderse en la masa de hombres que iban y venían sin conocerle ni percatarse de él, le produjo el efecto mismo de un baño en naturaleza abierta a cielo abierto, y a la rosa de los vientos.
Apenas hacia el fin del siglo último comenzó la humanidad a percatarse de ello, y sólo en nuestro siglo, gracias a los estudios mucho más profundos sobre la naturaleza y sobre las operaciones del espíritu humano, se ha llegado a dar cuenta completa de ello.
Ninguno podía, no obstante, compararse con él. Bastaba con mirarle para percatarse de la profundidad de su inteligencia y de la desconcertante pureza de su mente.
No se percatan, o no quieren percatarse, de que, el desterrar de las escuelas y de la educación la enseñanza confesional, o sea, la noción clara y precisa del cristianismo, impidiéndola contribuir a la formación de la sociedad y de la vida pública, es caminar al empobrecimiento y decadencia moral.
Luego, muy contentos, alegres, radiantes de su triunfo comercial, los clientes se alejaban del lugar hasta perderse entre la balumba citadina, sin percatarse siquiera de que lo ganado por ellos al regatear unos centavos, había sido a costa de la anciana, porque los diez, o veinte, o cincuenta que hubieran sido ahorrados aparentemente, los gastarían en cualquier golosina, mientras que la vendedora, tal vez sin nadie en el mundo, tendría menos posibilidades de alimentarse bien o de vestirse como quizá alguna vez en su juventud anheló.
Abrir los ojos para percatarse de cómo estos libros representan para millones de niños y jóvenes las ventanas del país y del mundo, cómo les permiten asomarse a los logros y a las carencias de la humanidad, cómo forman parte de sus anhelos de superación y de sus sentimientos de solidaridad, cómo lo hacen vivir y compartir el pensamiento de otros hombres, y como son los únicos volúmenes que se exhiben modesta, pero orgullosamente, en muchos hogares de la capital, de la provincia y del campo, y constituyen el patrimonio cultural de miles de familias.
Pero, al sentir que ninguno de sus encan-tamientos acústicos hacía efecto y al percatarse sorprendida de la indiferencia de los tránsfugas rebeldes, se estremeció desolada y comenzó a verter un impresionante torrente de lágrimas que al ir tocando el suelo nácar de su astro, se convertían en rosas.
Sabían esto tan bien en la casa, que los maestros y los discípulos de más edad saltaban muchas veces por la ventana para arrojar a los mendigos antes de que el doctor pudiera percatarse de su presencia, y muchas veces hasta se había hecho esto a unos pasos de él sin que se diera cuenta.