peronismo


También se encuentra en: Diccionario.
  • all

Sinónimos para peronismo

justicialismo

Sinónimos

  • justicialismo
Ejemplos ?
Nos referimos al nacional reformismo, en su vertiente pequeño burguesa –Apra y partidos de tipo aprista- y la variante burguesa –trabalhismo brasileño, peronismo, partido revolucionario institucional de México.
El "Aramburazo", como lo bautizó el pueblo, que jamás tuvo dudas respecto de los autores del operativo, fue el lanzamiento público de una organización político militar que habría de transformarse, en poco tiempo en ejemplo y bandera del peronismo, en la máxima expresión de la lucha del pueblo contra el imperialismo y todos sus aliados y sirvientes nativos.
Su proyecto era, en definitiva, el proyecto del GAN, que luego impulsaría Lanusse: la integración pacifica del peronismo a los designios de las clases dominantes.
Tampoco, argentinos y argentinas, es una cuestión de peronismo y antiperonismo, acá me acompañan muchas personas que nunca fueron peronista, ni lo van a ser, yo soy peronista y lo he sido toda mi vida.
El esfuerzo por presentar al peronismo como expresión de la clase obrera co­rre igual suerte que la pretensión de la vigencia de la antinomia peronismo-antiperonismo.
Tan solo un partido marxista-leninista podrá acaudillar y dirigir a la clase obrera en una autentica lucha por la liberación nacional y social" (Contestación...) Esta postura implica una necesaria valoración negativa de la experiencia histórica de la clase trabajadora bajo el peronismo y la necesidad ineludible de erradicar a éste -considerado una ideología burguesa- de los sentimientos de las masas.
A esto cabe oponer: el reconocimiento de la validez de la experiencia histórica de la clase obrera argentina, el reconocimiento de que es en su ideología real, concreta, existente, donde debe situarse el punto de partida para el de­sarrollo de la concepción revolucionaria nacional, y el convencimiento de que el peronismo es la forma política del movimiento de liberación nacional.
El GAN fue una serie de maniobras maquiavélicas, montadas con todo cinismo y con el claro fin de engañar nuevamente al pueblo; de la mejor manera posible, eso si. De la forma más sabía, tratando de lograr así el desplazamiento de Perón y la integración del Peronismo al sistema.
Así como rechazamos la idea del marxismo como una bandera política uni­versal, abstracta, rechazamos la idea del peronismo como ideología, y, más pre­cisamente, como la califican los compañeros en su Contestación...., de ideología burguesa.
Yo nunca creí que tuviera que irme del peronismo para poder llevar adelante el proyecto; de hecho formé parte de la oposición interna durante años y muchos de los que luego volvieron me decían ¿y por qué te quedás?
Sabía sí del Decreto 4161, que había impedido que se pronunciaran los nombres de Perón y de Evita, o cantar la Marcha Peronista, eso estaba prohibido en el país, pero que se había creado una Comisión de Irregularidades Deportivas 49, cuyo objetivo era sancionar con suspensiones de hasta 99 años, a aquellos deportistas que había demostrado públicamente sus simpatías por el peronismo, por el gobierno, o que había recibido alguna condecoración o alguna medalla del Presidente Perón o de Evita, la verdad, yo lo desconocía.
Afortunadamente, en la República Argentina, registramos un altísimo grado de sindicalización, herencia por la que algunos maldicen al peronismo, pero que yo considero que ha sido uno de los pilares fundamentales que han permitido generar una clase trabajadora que lucha por sus derechos, que tiene memoria colectiva de esas conquistas adquiridas y que no permite retrocesos.