pestillo


También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo

Sinónimos para pestillo

Sinónimos para pestillo

cerrojo

Sinónimos

Ejemplos ?
Pocos días después de la muerte del fiscal, el cerrajero que fue llamado para abrir la puerta declaró que esta no estaba cerrada con llave, sino: «La puerta de servicio estaba con la llave puesta (del lado de adentro) y tenía solo el pestillo...
Llamó suavemente, y el mono de maese Gonin le abrió enseguida levantando un pestillo, servicio para el que estaba amaestrado como suelen estarlo a veces los gatos domésticos.
Llega: son las diez de la noche, corre a la fonda que le indican, pregunta, sube precipitadamente la escalera, le señalan un cuarto cerrado por dentro; llama; la voz que le responde le es harto conocida y resuena en su corazón; redobla los golpes; una persona desnuda levanta el pestillo.
Nieveblanca sintió mucho la partida del oso, cuando le abrió la puerta se desolló un poco al pasar con el pestillo, y creyó haber visto brillar oro bajo su piel, más no: estaba segura de ello.
Una hermosa mañana, cuando estaba a punto de partir hacia sus campos de trigo, oyó John Ferrier el golpe seco del pestillo al ser abierto, tras de lo cual pudo ver, a través de la ventana, a un hombre ni joven ni viejo, robusto y de cabello pajizo, que se aproximaba sendero arriba.
-Güeno, hombre, como si juera un búsano..., y cuando sea ya media noche sale usté de su concha, se va usté a su casa por la parte trasera, que da ar Legío, aonde a esta hora no hay ní un arma en pena; la paré der patio se puée sartar casi de un brinco; la sarta usté, se cuela usté por la puerta der patio, que no tiée más que un pestillo, y...
¡Seas sincera !" ¡Ah! solo has estirado la mano, y oyes el pestillo de la puerta, Es un congreso de familiares, algún tío, alguna tía...
Allá voy yo también. Ten mucho cuidado con la cerra­dura y el cerrojo, no vaya a roer el pestillo. FILOCLEÓN: (Detrás de la puerta.) ¿Qué hacéis?
Entonces aquel esforzado nuestro capitán y alférez Lamaco, con la fianza de su gran esfuerzo y valentía, metió la mano poco a poco por aquel agujero que se mete la llave para abrir la puerta, y probaba a arrancar el pestillo o cerradura.
Huye del trato y se resiste al brillo; Y busca en el encierro una quimera: La paz del corazón puro y sencillo. ¡Como si por milagro consiguiera, al golpe de la puerta en el pestillo, burlar sus cuitas y dejarlas fuera!
Diego fue derechamente a una de las puertas que salían al vestíbulo del pórtico, empujóla con suavidad primero y fuerte después, y no sin gran sorpresa advirtió que resistían las hojas; la puerta estaba cerrada. Acudió Diego a la otra, y con mano impaciente buscó el pestillo; clausura completa.
En pocos segundos lo acorralé contra la pared, y allí, teniéndolo en mi poder, le hundí repetidas veces la espada en el pecho con brutal ferocidad. En aquel instante, alguien movió el pestillo de la puerta.