placer

(redireccionado de pluguiese)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • sustantivo
  • verbo

Sinónimos para placer

entretenimiento

agradar

Sinónimos

Sinónimos para placer

Ejemplos ?
Entran dos músicos MÚSICO.-Señor juez, aquellos dos casados tan desavenidos que vuesa merced concertó, redujo y apaciguó el otro día, están esperando a vuesa merced con una gran fiesta en su casa; y por nosotros le envía a suplicar sea servido de hallarse en ella y honrallos. JUEZ.- Eso haré yo de muy buena gana; y pluguiese a Dios que todos los presentes se apaciguasen como ellos.
Como esto les pluguiese a todos, tomaron luego una gran paila de agua muy clara, que habían traído de una fuente de allí cerca, y dudando, con algún temor, pusiéronmela delante; yo me salí luego sin tardanza ninguna a recibir el agua, con harta sed que yo tenía, y abajado lancé toda la cabeza y comencé a beber de aquella agua, que asaz era para mí verdaderamente saludable.
Al campo nunca volviera Si don Sancho, arrepentido Por el daño que temiera De aquel león ofendido, Su amistad y compañía con sus cartas no pidiese Haciendo la pleitesía Que más al Cid le pluguiese.
Ella ama a otro, le fastidian mis agasajos, y un mercachifle goza las noches que me son debidas.» Padezcan todos tus sentidos al recuerdo de las injurias siempre vivas, que han de desarrollar los gérmenes del odio, y pluguiese al cielo que estuvieras elocuente al reprocharle sus maldades; pero no, quéjate sólo, y la elocuencia sin pretensiones acudirá a tus labios.
29 Y Pablo dijo: ¡Pluguiese á Dios que por poco ó por mucho, no solamente tú, mas también todos los que hoy me oyen, fueseis hechos tales cual yo soy, excepto estas prisiones!
En la bella prisión, que ya no esplende, poco llevaba el alma retenida, cuando fue el tiempo en que la vi primero; y así corrí ligero (que era el abril del año y de mi vida) a recoger las flores que allí hubiese, pensando que a sus ojos tal pluguiese.
Unidad, que te sientas en el lugar mas elevado; para que mi canto sea digno ¿por qué no reunes en mí la ira tremenda, y el esforzado brazo de Abu-Soleyman, y haré que mi pensamiento se dilate del uno al otro confin del mundo? Pluguiese á Dios que me fuese dado hablar en estilo digno del estruendo de las armas y de la sangre que se vierte en los combates; y que estendiéndome en hondas consideraciones, os pudiese ofrecer una obra que rivalizara con la de los Fastos con que Ovidio dotó al orbe.
Tres veces quiso darse a la fuga, y otras tantas quedó inmóvil al borde de las próximas aguas: el miedo le privó del aliento para huir; por fin, se mesó con enemiga mano el cabello, y sus trémulos labios prorrumpieron en amargas quejas: «Pluguiese al cielo que, virgen todavía, mis cenizas fuesen recogidas y sepultadas en la tumba de mis padres.
Esta fiesta será más alegre y graciosa por tu presencia, y pluguiese a Dios que de tus propias gracias alguna cosa alegre inventases con que sacrifiquemos y honremos a tan gran dios como éste.
Antes has de decir dónde escondiste el mozo que traía el asno, el cual tú mataste.» Y diciendo esto dieron con él en tierra y sacudiéronle muy bien de coces y puñadas; y él juraba que nunca había visto quién trajese el asno, sino que lo cierto era que él lo había hallado suelto y solo por ese camino, y que lo había tomado por ganar el hallazgo; pero que la verdad era que él tenía pensamiento de restituirlo a su dueño, y que pluguiese a Dios que este asno, el cual nunca hubiese encontrado, pudiera hablar con voz humana para que declarara y diera testimonio de su inocencia, porque cierto a ellos les pesara de la injuria que le habían hecho.
¿Y qué será el Sancho Panza salido de esa pluma, la cual, si no es de avestruz, no es sin duda la maravillosa que Cervantes arrancó al ave Fénix, y tajada y aguzada por un divino artista, le acomodó éste entre sus dedos maestros? ¡Pluguiese al cielo que tan lejos nos hallásemos de Avellaneda, como debemos de hallarnos de Cervantes!
Vaya y no tarde; tráigalos, señor mío, que yo me ofrezco a mezclarlos en el vino y a ser la escanciadora; y pluguiese a Dios que durmiese el viejo tres días con sus noches, que otros tantos tendríamos nosotras de gloria.
Bajó al patio Avendaño y entregóse en el libro, y comenzó a despachar celemines como agua, y a asentarlos por tan buena orden que el huésped, que lo estaba mirando, quedó contento; y tanto, que dijo: -Pluguiese a Dios que vuestro amo no viniese y que a vos os diese gana de quedaros en casa, que a fe que otro gallo os cantase, porque el mozo que se me fue vino a mi casa, habrá ocho meses, roto y flaco, y ahora lleva dos pares de vestidos muy buenos y va gordo como una nutria.
Al brillar mi razón, su amor primero fue la sublime dignidad del hombre, y al murmurar de «Patria» el dulce nombre, me llenaba de horror el extranjero. ¡Pluguiese al Cielo, desdichada Cuba, que tu suelo tan sólo produjese hierro y soldados!
¡Pluguiese al cielo que fuesen vanos estos temores o que aquí parasen los males consiguientes al miserable recurso de los empréstitos!
Lo han visto las crestas silenciarías,) El despertar (Alisia y Cloris abren de par en par la puerta) El dintel de la vida (Oh, la brega que jacta de viruta y de pieles!...) El domingo (Te anuncia un ecuménico amasijo de hogaza,) El entierro (Cuatro rudos gañanes, sobre el hombro herculoso) El espejo (Se hunden en una sorda crisis meditabunda...) El genio de los campos (Por donde humea el último arado en los cultivos,) El guardabosque (La mesnada que aúlle o la sierpe se enrosque,) El labrador (Cual si pluguiese al Diablo -vaya un decir- engorda) El monasterio (A una menesterosa disciplina sujeto,) El regreso (La tierra ofrece el ósculo de un saludo paterno) El secreto (Se adoran.