prístino

(redireccionado de prístina)
También se encuentra en: Diccionario.
  • all
  • adjetivo

Sinónimos para prístino

Sinónimos para prístino

inmaculado

Ejemplos ?
Y la envidia de la caridad le mordía el alma, que como era de ángel, aunque caído, conservaba en el mal, en la impotencia para el bien, todas las delicadezas de percepción y gusto de su prístina condición seráfica.
Sin embargo, en mi opinión, el arte aún ofrece el amplio panorama, por ser eterno, para volver a la prístina búsqueda de la felicidad social e individual y la educación debe propiciar este retorno a la plenitud humana en pos de apartarla de la nueva barbarie en la que parece hundirse el mundo globalizado de hoy.
Pero cuando sus rasgos y sus cuernos vio en la onda: 200 “Triste de mí”, a decir iba: voz ninguna le siguió. Gimió hondo: su voz aquélla fue, y lágrimas por una cara no suya fluyeron; su mente solamente prístina permaneció.
Los otros demonios dijeron: Si lo conoces, instrúyenos. El demonio dijo: Es el mismo que nos precipitó de lo alto de los cielos, nuestra mansión prístina, y nos redujo a la perdición.
Si Rosario hubiera sido bas bleue, una literata, siquiera una romántica rezagada, hubiera podido tener cierto fondo, aunque repugnante, para las formas de falsa naturalidad, de sencillez prístina y de paraíso.
Ya no regresará en confuso grito la prístina esencia de sus horas prueba y siempre cual es —revolución auténtica— pirámide elegíaca, línea humífera, onda compungida, configuración de alas y de sol, fuego y mar, estruendo y silencio, puños y amor, será...
Con esta enseña y Bandera que la levantó en alto, para batirla a los cuatro vientos -su prístina ideología liberal-, como símbolo de justicia y regeneración democrática, Don Ismael prosiguió solamente mirando al sol de su ideales, en forma rectilínea y honorable, sin torcer el sentido espiritual de su decálogo de periodista inmaculado, con la línea desviada con que entran muchos periodistas a laborar en la Prensa, como si se tratara de irrupcionar a un mercado de conciencias para explotar el fácil negocio del silencio.
Ni en las anacrónicas, confusas nociones de la prístina existencia humana, ni en el ansia prodigiosa de poemas que ha estremecido siempre a los hombres, ha habido jamás utopía, hipótesis fantástica, suposiciones, que fuesen dignas de emparejar con el viaje que emprendieron unos cuantos locos a las órdenes del loco mayor, el que fue genio y, por tanto, fue mártir.
En consecuencia hemos estimado que tal carga debía ser confiada a sabios escogidos: son ellos, ciertamente, quienes han restaurado tal Misal a la prístina norma y rito de los Santos Padres.
Imágenes ocultas del silencio transformadas en símbolos anónimos, secretos… sublimes de dolor, del eterno dolor del mundo eterno, del hundido palpitar de los comienzos. ¡Prístina unión de los fuegos y el mar!
Ahora bien, dentro de esta grande organización educativa, la escuela debe contribuir a ese esfuerzo, sin apartarse de su finalidad prístina: educar a niños y adolescentes, enseñarles a vivir sus respectivas edades y prepararlos para las posteriores.
Son condiciones esenciales de toda traducción fiel en verso —por lo que respecta al proceder mecánico— tomar por base de la estructura el corte de la estrofa en que la obra está tallada; ceñirse a la misma cantidad de versos, y encerrar dentro de sus líneas precisas las imágenes con todo su relieve, con claridad las ideas, y con toda su gracia prístina los conceptos; adoptar un metro idéntico o análogo por el número y acentuación, como cuando el instrumento acompaña la voz humana en su medida, y no omitir la inclusión de todas las palabras esenciales que imprimen su sello al texto, y que son, en los idiomas, lo que los equivalentes en química y geometría.