Ejemplos ?
Un espejismo, puesto que la nave verde acabaría salvando la categoría con sufrimiento, tras acabar en decimocuarta posición en la tabla. Nada hacía presagiar lo que se avecinaba en la temporada 1971-72, seguramente la más negra de toda la historia del club: el C.D.
La primera vuelta del campeonato el equipo iba segundo en la clasificación y todo hacía presagiar una gran temporada, sobre todo tras haber conquistado la Supercopa de Europa en diciembre, pero una malísima racha de resultados en la segunda vuelta hicieron al equipo caer hasta el sexto puesto.
Al inicio de la película, varios de los personajes comentan varios datos que el espectador puede captar y relacionar conforme avanza el argumento; esto forma una técnica narrativa denominada foreshadowing, que en español significa «presagiar».
Es la obra que mejor refleja el carácter de Sor Juana: apasionado por las ciencias y las humanidades, rasgo heterodoxo que podría presagiar la Ilustración.
El fracaso de Ibarra en todas las empresas que se propone y las ideas que, consiguientemente, expresa la final del libro hacen presagiar un escepticismo del autor sobre la disposición y capacidad de la metrópoli para abordar las profundas transformaciones que serían necesarias para que continuara una relación pacífica entre España y las Filipinas; relación que tendría que basarse, en cualquier caso, más en la autonomía del archipiélago que en la subordinación colonial existente hasta entonces.
La selección española de fútbol se presentó en la Copa del Mundo de 1962 de Chile con un equipo dirigido por Helenio Herrera y en el que sobresalían jugadores como Luis Suárez, Paco Gento, Joaquín Peiró, Enrique Collar, Del Sol, o el ya mencionado Ferenc Puskás que hacía presagiar los mejores augurios.
No es difícil presagiar el fin de una empresa que principia suscitando celos, agravios y disgustos; pero aun cuando se conserve y marche con toda la felicidad que debernos desearle, el lugar que se ha elegido para el Liceo que concilia los intereses de un director con los de ustedes; la distancia que le separa del centro de la poblacion excluye a los jóvenes que la ternura de sus padres, la escasez de fortuna u otras causas no les permiten entrar a pupilaje; y ustedes se aprovechan de esta clase de educandos, que a mi entender es la mas numerosa.
Se acercaba la hora del mediodía y en los cuartos las mujeres atareadas preparaban las cestas de la merienda para los trabajadores, cuando el breve repique de la campana se alarma las hizo abandonar la faena y precipitarse despavoridas fuera de las habitaciones. En la mina el repique había cesado y nada hacia presagiar una catástrofe.
Al dar con una piedra creía ver un hombre petrificado; si veía pájaros, eran hombres alados; los arboles del paseo eran también hombres cubiertos de follaje; las fuentes, al manar, se escapaban de un cuerpo humano; me parecía que las estatuas y las imágenes se disponían a andar: las paredes, a hablar; los bueyes y demás animales, a presagiar el porvenir, y que, del cielo, del mismo cielo, y de la inflamada órbita del sol, descendían, de repente, algunos oráculos.
Pero en esta revolución, eran los agricultores los que estaban en la vanguardia. Este hecho por sí solo debería haber sido suficiente para presagiar el veloz curso y seguro resultado de la lucha.
Tras presagiar, por enésima vez, el final del modelo sindical basado en las elecciones sindicales hemos asistido no sólo a su consolidación sino incluso a su perpetuación sine die.
Finalmente, éstos se engañan a veces y los otros nunca; porque una cosa es conjeturar y comprender bajo el aspecto de las cosas temporales las temporales y con las mudables las mudables expresándolas y aplicándolas el juicio temporal y mudable de su voluntad y limitadas fuerzas, lo cual se permite a los demonios por una razón incomprensible a nosotros; y otra cosa es prever y presagiar en las eternas e inmutables leyes de Dios que viven en su sabiduría las vicisitudes y alteraciones de los tiempos y conocer la voluntad de Dios tan cierta como poderosa con la participación que tienen de su divino espíritu...