Ejemplos ?
Los comunicadores y los informáticos con frecuencia les designan con el nombre de rumores y ubican al chisme en zonas de la incertidumbre. Ésta, hasta no probar lo contrario, los hace cuasi-ciertos.
¡Cómo iba a poder darle de comer a uno nuevo, si ya sus hermanos estaban tan pequeños y desnutridos por no probar más alimento que agua, y eso, cada vez que llovía!
¡Me quema!- Mas luego de probar el aguamiel, se le calmó el ardor y tanto le gustó el pulquito que tomó otro poco, y otro poquito, y otro poquito nomás.
Porque la fiebre del amor concluye, tomándose en cansancio fatigoso y la ilusión soñada se destruye al probar un deleite vergonzoso.
Pero tú, insulsa, mal y molesta vives, por la cual no se puede ser distraído.” 11 Furio y Aurelio, compañeros de Catulo bien si a los extremos indos va a penetrar, donde el litoral por la lejos resonante, oriental onda es batido, bien si a los hircanos o árabes blandos ya si a los sagas o a los saeteros partos, bien si las superficies que el septillizo Nilo colora, bien si tras los altos Alpes pisa, de César divisando los monumentos, el magno, el gálico Rin, los horribles, pintados de verde, últi- mos britanos, todo esto y cuanto traiga la voluntad de los celestes, una vez a probar preparados, unas pocas anunciad a mi chica, no buenas palabras.
Cuando se hubo ido el mozo, llenó las copas el señor Pepe cerrando los ojos para probar su maestría como escanciador y sin que se derramara una gota al hacerlo, y después de entregarle una a cada uno de sus amigos, exclamó levantando la suya y contemplando al trasluz su contenido que brillaba como un topacio: -Por ustedes, caballeros.
Así les fue entonces dicho, ordenado, a los animalitos, a los grandes animales de la superficie de la tierra; pero éstos quisieron probar su suerte, quisieron tentar la prueba, quisieron probar la adoración, mas no entendiendo de ningún modo el lenguaje unos de otros, no se comprendieron, no pudieron hacer nada.
Dices muy bien, Simmias, añadió Cebes; me parece que Sócrates no ha probado más que la mitad de lo que necesitaba probar; porque ha demostrado muy bien que nuestra alma existía antes de nuestro nacimiento, pero para acabar su demostración ha debido probar también que nuestra alma existe después de nuestra muerte no menos de lo que existía antes de esta vida.
Entonces tocaron de nuevo la flauta, pero no volvieron a la cuarta vez, sino que se fueron al instante a la selva. dijeron, entonces, a la abuela: “Abuela nuestra, habíamos probado y al principio vinieron; acabamos aún de probar a llamarlos.
Siempre que quieras probar si has progresado algo, mira si quieres hoy lo mismo que ayer; la mudanza de la voluntad traiciona al alma fluctuante que aparece ahora aquí ahora allí, siguiendo al viento.
Hasta yo, al principio medio remilgoso en aceptarlo, pues era la primera vez que iba a probar tal platillo, creo haber exagerado su ingestión.
Alcibíades: Eres bien exigente, Sócrates. Sócrates: Tan exigente, que voy a probarte en el acto lo contrario de lo que tú rehúsas probar.