proscribir


También se encuentra en: Diccionario.
  • verbo

Sinónimos para proscribir

vedar

Ejemplos ?
La determinación que hemos tomado de reducir superficies en las zonas que el Gobierno abre al riego, obedece a obvias y evidentes razones de utilidad pública: el más amplio aprovechamiento social de las inversiones nacionales mediante el acomodo del mayor número de campesinos y necesidad de proscribir la especulación con las propias tierras.
Juliano se escapó de esta matanza general: sus primeros años se pasaron en el destierro; y en fin, no debió la conservación de su vida, su fortuna y el titulo de César, sino a la emperatriz Eusebia, mujer de su tío Constancio, que después de haber tenido la crueldad de proscribir su infancia, tuvo la imprudencia de hacerlo César, y después la imprudencia todavía mayor de perseguirlo.
Por último, despues de haber variado tan frecuentemente de dictámen, ha vuelto á proscribir la antigua verdad de que los sentidos son las puertas del entendimiento; en lo que ha hecho lo que hacen los gobiernos empeñados, que en tanto dan curso á ciertos billetes y en tanto los desacreditan: pero hace mucho tiempo que nadie quiere los billetes de esta facultad.
Se atrevieron a proscribir esta proposición que es de una verdad universal en todos los casos y en todos los tiem­pos: «El temor a una excomunión injusta no debe impedir el cumplimiento del deber.» Era proscribir la razón, las libertades de la Iglesia galicana y el fundamento de la moral; era decir a los hombres: Dios os ordena que no hagáis nunca vuestro deber, si ello os hace temer la injusticia.
So pretexto de civilización, con la excusa del progreso, se ha llegado a desterrar del reino del espíritu cuando pueda calificarse, con razón o sin ella, de superstición o quimera; se ha llegado a proscribir todos aquellos modos de investigación que no se conformen con los usos imperantes.
Queremos, pues, que los prelados de la Iglesia, depuesto todo temor, y sin dar oídos a la prudencia de la carne ni a los clamores de los malos, desempeñen cada uno su cometido, con suavidad, pero constantemente, acordándose de lo que en la constitución apostólica Officiorum prescribió León XIII: «Los ordinarios, aun como delegados de la Sede Apostólica, procuren proscribir y quitar de manos de los fieles los libros y otros escritos nocivos publicados o extendidos en la diócesis»(29), con las cuales palabras, si por una parte se concede el derecho, por otra se impone el deber.
En América Central, la política y la diplomacia ofrecen la perspectiva real de acuerdos para proscribir la instalación de bases extranjeras, reducir y a la postre eliminar la presencia de asesores militares foráneos, establecer mecanismos que impiden el tráfico de armas, evitar la acción de grupos desestabilizadores, así como disminuir el armamentismo en la región.
Si uno puede ver la historia, los que impusieron las cosas por la fuerza terminaron durando muy poco y los que utilizaron la fuerza para prohibir, para proscribir, no hicieron más que hacer más fuerte aquello que querían hacer desaparecer, porque no se puede hacer desaparecer la realidad, se la puede esconder durante un tiempo, mentir, intentar distorsionarla, deformarla, pero eso nunca dura todo el tiempo, afortunadamente siempre termina de algún modo corriéndose el telón de la verdad.
Si no se alcanza á proscribir lo de bajo las ba- ses, habrá que dejar subsistente la locución, agregándola á la larga lista de idiotismos hasta por la Academia autorizados.
a República de Perú y la República de Colombia en ejecución del acuerdo que adoptaron en Ginebra el veinticinco de mayo de mil novecientos treinta y tres: Que ambas Repúblicas, en armonía con la conciencia moral de la humanidad, afirman como deber fundamental de los Estados proscribir la guerra...
¿Porqué casi todos los papas y todos los obispos del siglo XVI que tenian públicamente tantos bastardos, se obstinaron en proscribir el matrimonio de los clérigos, ínterin que la Iglesia griega ha continuado mandando que sus curas tengan mugeres?
Este designio exige una coordinación planeada y muy estrecha de las disponibilidades nacionales, a efecto de proscribir la dispersión, la inútil duplicación y pérdida de recursos y energías oficiales, privadas, corporativas o individuales.