quejumbroso

(redireccionado de quejumbrosa)
También se encuentra en: Diccionario.
Búsquedas relacionadas con quejumbrosa: enfadado, sintomatologia
  • all
  • adjetivo

Sinónimos para quejumbroso

Sinónimos para quejumbroso

Ejemplos ?
Las tardes de los domingos, al armarse el bailoteo sobre el polvo de la carretera, la pareja de Adrián era Marina, y que nadie se la viniese a disputar; y al celebrarse la fiesta patronal, sentados juntos en la umbría de la tupida «fraga» -mientras la gaita y el bombo resonaban a lo lejos, doliente y quejumbrosa la primera, rimbombante y triunfador el segundo-, Marina y Adrián callaban como absortos en el gusto de allegarse, aletargados de puro bienestar.
Enredadora, quejumbrosa siempre que perdía, insolentemente alegre cuando ganaba, discutidora, importuna, impacientó a sus adversarios, a sus contertulios y se convirtió en el azote de la reunión.
- exclamó con voz quejumbrosa el Carambuco - Por mo de na; porque anoche mos pusimos a jugar ar tute en ca der Cerriolo el Piña, el Guirigay y er Vizco der Potaje, y juga jugando, se mos fue la hora, y de pronto mos trompezamos con que estaba amaneciendo.
Y tras el hondo suspiro quejumbrosa voz levanta; y así revela su agravio en canción apasionada: "Pálida luna que un día en amoroso desmayo, alumbraste con tu rayo la frente que yo quería.
-Aquí esta señorita -explicó el Grifo- quiere conocer tu historia. -Voy a contársela -dijo la Falsa Tortuga en voz grave y quejumbrosa-.
Y cuando cualquiera de los demás heridos lamentaba patéticamente el percance, el magullado anciano movía tristemente la cabeza y repetía con voz quejumbrosa: -¡Lo míu!
Y volviéndole la espalda se dirige calle arriba, sin dignarse volver el rostro y canturreando de nuevo con voz dulce y quejumbrosa como una canturia del Oriente: Aquí está ya la gitana; que la llame a su ventana la que le quiera mercar; lleva las randas mejores, lleva cintas de colores y lleva tiras bordás.
Entró la zarina, triunfante de sedas y encajes, pieles blanquísimas y diamantes blancos, con sus pupilas de turquesas muertas y una harmonía quejumbrosa de violines zíngaros inició la fiesta de la luz.
Después volvió a abrirlos, húmedos y tristes, iluminados por la luz de la razón, ausente en ellos desde antes que por primera vez los hiriera la luz del día; y envolviendo al centinela en una mirada de angustia, llena de una amarga expresión que nunca sus miradas habían tenido, le dijo con voz quejumbrosa, débil, que parecía abrirse paso apenas al través de una espuma sanguinolenta que ya le llenaba la boca: "Qué bárbaro, hermano...
En medio de mucho llanto lo cobijaba en su manto: -Sacaste la lotería sin jugar siquiera un día y la abuela sollozaba la alegría que no esperaba. La tía cruel y ambiciosa lo maldecía quejumbrosa.
-Naturalmente, ¡qué se me va a importar a mí que se case u no se case mi prima con el Clavicordio! -exclamó la Pelirroja con quejumbrosa ironía.
Sin embargo, Shelley terminó una quejumbrosa carta a otro amigo diciendo: «Lo mejor es que cada objeto que me causa dificultades se vuelve interesante; las huellas en caminos desconocidos y otras cosas que no se saben.